SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.25 número2Nivel de psicopatía, funcionamiento cognitivo y de la personalidad en hombres homicidas según el tiempo de reclusiónEl significado del trabajo: estudio comparativo entre jóvenes empleados y desempleados índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Revista de psicología - Escuela de Psicología, Universidad Central de Venezuela

versão impressa ISSN 1316-0923

Rev. psicol. - Esc. Psicol. Univ. Cent. Venez. v.25 n.2 Caracas dez. 2006

 

ARTÍCULOS

 

La dimensión psicosocial del petróleo

 

 

Yorelis J. Acosta

Escuela de Psicología, Universidad Central de Venezuela

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

La irrupción del petróleo en los primeros años del siglo XX, produce en Venezuela efectos que arropan todo el acontecer nacional. Sus efectos modernizadores y perversos, se recogen en el presente trabajo haciendo énfasis en la dimensión social e individual. La primera parte, describe los cambios en la estructura social del país, con referencias a otros procesos que están imbricados al eje principal: la economía, la política y el papel del Estado. Mientras que en la segunda parte, el trabajo se sitúa en una dimensión individual, describiendo la salud del venezolano y algunos indicadores como la nutrición y la calidad de vida. Por último, se describen los aportes de la psicología en la definición y comprensión en el estudio del “ser venezolano” desde una perspectiva histórica.

Palabras clave: Petróleo y sociedad, Estructura social venezolana, Identidad nacional.


ABSTRACT

The rising of oil in the first years of the XX century, brings to Venezuela effects that embrace all the national events. Its modernizing and terrible effects are gathered in this study, emphasizing on the social and individual dimension. On the one hand, it describes the changes in the social structure of the country in relation to other processes which are linked to the central axe: economy, politics and the role of the government. On the other hand, the effects are considered in an individual dimension describing Venezuelan health and some indicators of nutrition and quality of life. There is also a consideration of the contribution of psychology in the definition and understanding in the study of ¨being Venezuelan¨, from a historical perspective.

Keywords: Oil and society, Venezuelan social structure, National identity.


 

Venezuela es sinónimo de petróleo. El petróleo forma parte de todos los órdenes de la vida del país. Por tanto, muchos de los procesos que se estudian en nuestro contexto, por no decir todos, llevan en su historia el efecto de este recurso natural no renovable.

Aislar sus secuelas resulta complejo porque el petróleo lo inunda todo. Al estudiar economía, el petróleo es un tema obligado, así lo constituye para la historia y para las diferentes áreas de las ciencias sociales, donde inscribo las presentes reflexiones.

La modalidad de economía presentada por el Dr. Asdrúbal Baptista durante el seminario El petróleo y la sociedad venezolana (octubre-2005 a febrero-2006) en la Universidad Central de Venezuela, ha sido el escenario de mis reflexiones y establecimiento de puentes entre la disciplina económica, la historia y la que constituye mi área de estudio: la psicología.

En el presente trabajo pretendo mostrar de manera sencilla algunas relaciones y consecuencias que pueden generar los acontecimientos de la economía y de la historia, en la sociedad, en el hombre común y específicamente en la manera de ser del venezolano. Este tema cuenta con trabajos previos como los de Maritza Montero, José M. Salazar y María A. Banchs, investigadores sociales que han contribuido a poner en evidencia la importancia del ambiente social en la conducta del hombre.

Pensando entonces en los estudiantes de las asignaturas del área de Psicología Social, intenté situar este trabajo, que espero pueda servirles de apoyo en el abordaje de tan importante relación: Petróleo y sociedad.

Así, en una primera parte, presento un resumen de los principales efectos del petróleo y más específicamente el destino de la renta petrolera en la Estructura Social de Venezuela.

Estos efectos los describo en varias etapas históricas correspondientes al auge, bonanza y crisis de la renta petrolera y sus repercusiones sociales. Por supuesto este abordaje no intenta agotar el tema, por demás complejo, pero si presentar una mirada sobre sus consecuencias sociales. De igual manera, hay referencias a otros procesos que están imbricados con el eje principal, como son: la economía, la política y la relación del Estado con la sociedad contemporánea.

En la segunda parte, la revisión la sitúo en un plano más individual, al presentar los efectos de esos momentos históricos en la salud del venezolano y las consecuencias en algunos indicadores como la nutrición y la calidad de vida. Y por último los aportes de la psicología en la definición y comprensión del "ser venezolano".

No hay conclusiones, solo resalto los efectos paradójicos en la historia actual venezolana. Bonanza petrolera fue igual a mejoras en los indicadores de modernidad y salud del venezolano; crisis tuvo también sus correlatos de signo negativos en la población. Y este comienzo de siglo, de nuevo repunte en los ingresos petroleros traerá sus consecuencias, aún estamos a la espera de las mejoras en algunos indicadores de salud, nutrición, seguridad y servicios en la población, en particular en las clases sociales de menores recursos, ya que, como veremos más adelante, menos recursos económicos, implican también menos recursos sociales y psicológicos.

 

El Petróleo y la Estructura Social de Venezuela

Quiero comenzar trayendo a colación unas palabras tomadas de Silva Michelena (2000): "El petróleo ha sido llamado desde "excremento del diablo" hasta "don de Dios o de la madre naturaleza". A raíz de su irrupción en los primeros años del siglo XX, toda la población venezolana ha sentido, con uno u otro signo, sus efectos" (p. 301). Esta doble visión del petróleo y su efecto en la dinámica del país, refleja lo que han sido las diferentes consecuencias en la sociedad; perversas y modernizadoras, revisaremos algunas de ellas en las siguientes páginas.

Los efectos positivos del petróleo más tangibles se pueden ubicar en el gobierno de Eleazar López Contreras, en el orden de la salud, la educación, las comunicaciones, en los campos de la agricultura y la ganadería y en el comienzo de la industrialización. Cambios que se consagrarán en la legislación venezolana al promulgar la Ley del Trabajo de 1936. Estas reformas se mantienen en vigencia y se amplían en los gobiernos sucesivos.

Los programas de salud iniciados por López Contreras, han sido la labor más importante realizada a favor del pueblo venezolano en el siglo XX, pues permitió la derrota de los grandes flagelos como paludismo, tuberculosis, fiebre amarilla, bocio, lepra, sífilis, enfermedades venéreas, y ha sido catalogada como la acción más amplia, permanente y eficaz que haya conocido Venezuela.

 

Venezuela Petrolera

Al inicio del siglo XX, y en particular en la década de los 30, Venezuela enfrenta modificaciones sin precedentes en su historia debido a la aparición del petróleo. La presencia de la industria petrolera introduce cambios que no se habían logrado a través de procesos anteriores, ni en períodos de tiempo aún mayores.

En el plano político el gran acontecimiento del siglo XX, ligado a los procesos que comienzan a marchar con el petróleo, ha sido el ejercicio de la democracia de manera ininterrumpida a partir de 1958, lo que ha permitido el ejercicio del voto universal, directo y secreto, y la alternancia en el ejercicio del poder por partidos políticos de distintas ideologías con representación en el Congreso Nacional (hoy Asamblea Nacional) de todos los sectores de la población.

Bajo esta figura política, el hombre y la mujer de hoy actuamos en igualdad de condiciones ciudadanas, sociales y profesionales en todos los órdenes de la vida nacional.

Ahora bien, este orden político y el orden económico también ha sido ampliamente estudiado por autores como: Baptista (1987, 2003, 2004), Frances (2003) y Salamanca (1997). Por tanto, ceñiré mis reflexiones en el área social y presentaré una revisión de los principales efectos del petróleo en la sociedad y en el hombre venezolano.

 

La Dimensión Social del Petróleo

La expansión de la actividad petrolera en el país, trajo dos consecuencias sociales fundamentales: el desplazamiento de la población, modificando su distribución, y la elevación de la tasa de crecimiento demográfico. Según Brito Figueroa (citado por Chi-Yi Chen, 2000), sólo el efecto de las actividades económicas movilizó directa o indirectamente unas 31.285 personas entre 1916 y 1921, de las cuales 10.425 eran de origen rural y 21.285 de origen urbano.

Se obtiene entonces un nuevo patrón ocupacional del territorio nacional, estimulado no sólo por estos cambios económicos, sino también por las inversiones que el Estado hace en infraestructura, equipamientos sanitarios y construcciones. Estos resultados en las distintas regiones del país, afectan tanto a los estados petroleros, quienes tuvieron un mayor crecimientodemográfico (como fue el caso de Zulia, Monagas y Anzoátegui) como a los estados de vocación agrícola, los cuales se vieron positivamente afectados (como fue el caso de Portuguesa, Lara y Apure). La dinámica de las actividades económicas, y posteriormente las funciones industriales, comerciales, administrativas y de servicios, se organizaron en los centros urbanos, impidiendo que la población se distribuyera por todo el territorio nacional de manera equitativa. Pero más allá de los problemas en la concentración de la población, el país rural de principios del siglo XX pasó a ser un país urbano durante la segunda mitad del mismo.

Como complemento de este proceso de desplazamiento, Baptista (2004) señala que este movimiento trajo consigo algunas consecuencias negativas: desalojos, apropiaciones forzadas, depauperación extrema, marginamiento del proceso productivo, matizando los desequilibrios del desarrollo material del país.

Sin embargo, este proceso de industrialización y urbanización de la sociedad venezolana, tan acelerado, se da sin precedente en país alguno de América Latina y era obligatorio para el futuro crecimiento económico del país.

Otras manifestaciones sociales en el pueblo y el hombre venezolano, las resalta Ramón J. Velásquez (1997) así: el campesino comienza a conocer el valor del salario, el horario de trabajo, los zapatos para sus pies desnudos, la luz eléctrica en las noches, la escuela para sus hijos y el hospital para sus enfermedades.

El Efecto Reorganizador del Petróleo en la Estructura Social Briceño León (2000) argumenta que son tres los procesos que se conjugan en los primeros treinta años del siglo pasado que afectan la estructura social: el impacto de la exploración y explotación petrolera, la gran crisis del capitalismo mundial y los mecanismos de utilización de la renta petrolera. Esos factores dan origen a una nueva estructura social, cuyos efectos principales resumo de la siguiente manera:

• Desplazamiento de gran número de trabajadores a los campos petroleros como mano de obra.

• Movilización de otro sector de la población que no trabajaría en la industria petrolera, pero que vivía de este sector por los gastos que realizaban los trabajadores; en éste se ubican principalmente trabajadores de servicios, quienes se constituyen en el primer "proletariado" del país.

• Concentración de la propiedad privada en manos de las casas comerciales y de favoritos políticos del régimen. Surgen entonces otros grupos sociales: comerciantes importadores, la burocracia estatal y los trabajadores urbanos.

• A mediados del siglo pasado, se fusionan dos estructuras sociales (la estructura tradicional rural y la naciente estructura capitalista industrial), coexistiendo las clases sociales antiguas y nuevas.

• Ese desplazamiento poblacional, genera otro grupo social nuevo, denominado "marginales" o sobrepoblación de reserva, conformado por obreros de la construcción contratados de manera transitoria en los empleos de ese ramo.

• También se transforma la cúspide de la estructura social. A partir de los años 30, el poder de los productores rurales decrecerá por el poder y la independencia del gobierno central, porque los ingresos del Estado ya no dependerán de los impuestos a las exportaciones agrícolas. Los nuevos grupos económicos empezarán a competir por el poder y a desplazar de la escena política a los propietarios rurales.

• Estos cambios en la estructura social dan origen a nuevos partidos políticos, sindicatos y transformaciones del sistema electoral.

• Es el estado venezolano, utilizando el ingreso petrolero, el que habrá de constituirse en el gran creador de las clases sociales en Venezuela. Todos los sectores crecerán a su abrigo, se incentivarán fortunas, se crearán empleos y se darán ayudas políticas sociales.

• De este proceso surgen los empleados públicos del estado, los cuales serán la base para la creación de la clase media urbana y luego de la clase media profesional.

• Esta fuerza del estado, da origen a otro grupo adinerado no-empresario, que está ligado a éste y que se enriquece de manera ilícita, por el cobro de contratos o regalías, siempre producto de los negocios con el gobierno y son resultado de la corrupción.

Como datos complementarios importantes señalo los siguientes:

• El censo que se realiza a comienzos de los años 50, muestra ya que más de la mitad de la población vivía en ciudades; es decir, la estructura social se había vuelto predominantemente urbana.

• Las campañas de saneamiento ambiental, financiadas también por los nuevos ingresos, contribuyeron a los futuros cambios en los indicadores de vida de los venezolanos y en la subsiguiente explosión demográfica.

 

¿Qué Significó Sembrar el Petróleo en la Gente?

La primera respuesta, la ubica Briceño León (2000) en 1947 cuando Pérez Alfonso presenta su Memoria como Ministro de Fomento, al preguntarse ¿cómo invertir en la gente, con un país lleno de hambre, enfermedades y analfabetismo? La respuesta de los gobiernos democráticos fue invertir en la gente creando empleos, invertir en educación y en salud gratuita, en vivienda o en alimentación subsidiada.

La consecuencia inmediata fue la mejora colectiva (ascenso social) que se observa en el país, pero esta movilización no se debe al esfuerzo propio e individual, sino a los cambios globales que se daban como consecuencia del gasto del ingreso petrolero y del modelo económico que se implementaba.

Algunas referencias económicas y políticas necesarias... que enmarcaron los cambios sociales descritos.

Silva Michelena (2000) señala que el nuevo modelo económico en la Venezuela de los años 50, si bien impulsó la industrialización y la mejora social, levantaba obstáculos que hacían insostenible la nueva modalidad de crecimiento. La principal característica de este modelo es: que surge el Estado desarrollista, centrado en la sustitución de importaciones de los bienes de mayor demanda. Esto debido a que la estructura social interna no favorecía la aparición de empresarios y a que apenas disponía de una fuerza de trabajo calificada.

Sigue la historia... En el año 1973, tiene lugar el primer gran shock petrolero: un violento salto de los precios del petróleo (pasaron de 2 a 12$ por barril). Ante esta situación se presenta nuevamente la oportunidad de empujar el desarrollo en el país. Este proceso se profundizó y para 1981, según Janet Kelly (citada por Silva Michelena, 2000) con base tomada de la Contraloría General de la República, había 390 instituciones de la administración descentralizada, discriminadas así: 66 institutos autónomos, 167 empresas del Estado, 53 empresas mixtas y 104 fundaciones. Todas estas empresas y organizaciones, argumentan los autores antes citados, eran ineficientes, estaban mal administradas y con sus pérdidas perjudicaron a la sociedad, consolidándose una nueva manera de intervención del Estado en la economía.

Por otra parte, los grupos políticos poderosos mantienen la articulación entre la sociedad civil y el Estado a través de los partidos políticos. Esta articulación, propia y hegemónica de los primeros años de la democracia, colapsará también a finales de la década de los 80, cuando nuevos canales decomunicación y participación directa de la sociedad comienzan a hacerse presentes (Álvarez, 2003).

Uno de los mecanismos de vinculación lo constituyó el clientelismo político, y no el esfuerzo propio, la productividad y la meritocracia. La democracia venezolana sufría de un excesivo partidismo, es decir, de una invasión de los partidos políticos en todas las esferas de la vida social (Álvarez, 2003).

Adicionalmente al clientelismo político, la educación, junto a la carrera militar, conformaron los mecanismos de ascenso social más seguros hacia la clase media.

 

La Crisis de la Estructura Petrolera o Colapso del Capitalismo Rentístico

Si bien observamos muchos signos positivos en la población venezolana en el periodo de auge petrolero, a partir de los años 80 se inicia el colapso del capitalismo rentístico, el declive en el precio del petróleo y la caída del salario real de manera sostenida y continua hasta finales del siglo pasado y comienzo del actual (Baptista, 2004).

Estos procesos económicos, tienen su correlato en el área social: el empobrecimiento generalizado y distribución regresiva del ingreso. Su reflejo en la estructura social, se evidencia a finales del siglo XX. Sus principales consecuencias las presenta Briceño León (2000) y las resumo de la siguiente manera:

• Deterioro general de las condiciones de vida de la población.

• La distancia social se incrementa entre los grupos.

• A mediados de los años 80, se produce una migración de retorno de argentinos, italianos, españoles y empezamos a tener un saldo migratorio negativo.

• Se da un proceso migratorio de venezolanos, fundamentalmente hacia Estados Unidos, pero también hacia Europa, por parte de los hijos de inmigrantes.

• Se hace más visible un grupo social de pobreza extrema, el cual ha existido siempre, pero a finales del siglo pasado este grupo crece en proporciones importantes.

• La clasificación mas utilizada para estratificar la población es la de ricos, pobres y una gran clase media en medio de los dos.

• A finales del siglo pasado entonces, lo mas resaltante son los siguientes procesos: la movilización que ocurre en los grupos ya presentes, la no aparición de nuevos grupos sociales y el reacomodo de los grupos en los segmentos ya establecidos pero caracterizado por ese deterioro de las condiciones económicas y los procesos migratorios que se presentan a finales de los 80.

• En este momento, los pobres constituyen la gran mayoría de la población y los de mayor vulnerabilidad lo constituyen los ancianos y las mujeres solas con hijos, generalmente con muchos niños.

• Existe una relación demostrable entre el ingreso por renta petrolera y el salario, la ocupación social y la educación de la población.

 

Cambios en la Estructura Social a Finales del Siglo XX

Al finalizar el siglo XX la estructura social de Venezuela seguía siendo la misma, pero mostraba signos de deterioro. Peor aún, mostraba señales de que no se modificaría para algo nuevo, ni tampoco seguía siendo la misma que se construyó en el periodo 50-80. Los argumentos apuntan a que la estructura social postrentista no llega a consolidarse y que la historia en este momento no tiene fuerza para sostenerla, ni para construir algo nuevo (Briceño, 2000).

De cara a esos nuevos tiempos, se señalan también tres grandes golpes sociales que dejaron su huella en la sociedad venezolana:

1. El 28 de febrero de 1983, el gobierno de Luís Herrera Campins devalúa la moneda, conocido este hecho en lo sucesivo como "el viernes negro".

2. El 27 de febrero de 1989, una revuelta social en Caracas deja pérdidas humanas y materiales incuantificables. La historia se refiere a esta revuelta como "el caracazo".

3. El 4 de febrero de 1992, el intento de golpe de Estado contra el presidente de entonces Carlos Andrés Pérez mostraba un claro deterioro del sistema político.

Desde entonces el venezolano ha sido protagonista del más intenso escenario político. Los pronósticos de fines de siglo XX apuntaban a la construcción de la sociedad postpetrolera y quedaron muy lejos de lo que realmente vendría al contexto. Por otro lado, desde décadas anteriores se hacían algunos señalamientos sobre los errores y correctivos que debían implementarse para consolidar la relación entre el Estado y la sociedad, pero no fueron tomados en cuenta. Leer a Ugalde en su artículo "40 años dedesarrollo", de 1977, impresiona como si hubiera sido escrito en años recientes, pues sus reflexiones recogían las dificultades que para el país traería la dependencia del petróleo (llamado por él dictadura del petróleo), de igual manera señala los efectos negativos de esta relación de dependencia entre la sociedad y el Estado y sus consecuencias en el "modo de ser" venezolano.

Ugalde (1977) resalta la tendencia perversa a incrementar el consumo sin aumentar el trabajo productivo de la siguiente manera: "... aunque el venezolano trabajaba en todos los sectores, sus esfuerzos no habían sido orientados mayoritariamente a actividades que incrementaran la producción nacional. Al mismo tiempo, en esa década se iba formando la conciencia de que "hay mucho rial" y de que "todos tenemos derecho a participar de él" (p. 406).

En el año 2006 parece que nada ha cambiado porque las ideas señaladas están presentes en nuestra sociedad. La idea del Estado fuerte que protege a la población se consolida, reforzando la dádiva, el regalo y el poco esfuerzo. Cuando las voluntades deben estar encaminadas a reforzar en el venezolano los valores hacia el trabajo honesto, la competitividad, el esfuerzo y el ahorro, entre otros.

 

¿Qué Pasó en el Área Salud?

Los cambios ya revisados en la transformación del país y en su estructura social, también tienen su correlato en el hombre venezolano. ¿Por qué estudiar el área salud? Porque los efectos en los individuos se hacen más evidentes; pero cualquier otra área podría servir de ejemplo.

Tomando como puntos de comparación los años 1935 y 1990, los cambios fundamentales, en el área salud se resumen así:

• Sube la expectativa de vida del venezolano, de 45 años a 70 años.

• La tasa de mortalidad infantil descendió de un 83,4% a 20,2 %.

• El paludismo es prácticamente erradicado.

• También decrecieron las estadísticas en cuanto a los casos de anemia en los niños de edad escolar; en las embarazadas pasa del 70% de los casos a 18%.

• El consumo calórico y proteico aumentó de manera significativa durante este período.

• Pero también esta mejora en la manera de comer del venezolano, trajo las enfermedades denominadas de la abundancia: las cardiovasculares.

Estos cambios fueron los más profundos y rápidos de todos los vividos en nuestra historia.

 

El Efecto de la Crisis

Los efectos negativos de la crisis económica en la población, afectaron al venezolano al menos en tres aspectos: disminución del ingreso real, deterioro de los servicios públicos y crisis política. Presentaré solo algunos efectos de las dos primeras condiciones.

A partir de los años 80, década que marca el inicio del periodo de crisis económica del país, aumenta la pobreza y disminuye la calidad de vida, entendida ésta en su acepción más amplia, como bienestar social y estado de salud.

Época de grandes contrastes, donde a la vez que crecía una clase media y se instalaba en las zonas del este de la ciudad con buenas estructuras físicas, crecían también los cerros y zonas periféricas en condiciones diametralmente opuestas.

La reducción de la capacidad adquisitiva de la población y el incremento de la cesta básica de alimentos, conlleva a ajustes en el presupuesto y la dieta familiar. Se produce un desequilibrio nutricional, cuyas consecuencias están siendo estudiadas en la actualidad por FUNDACREDESA, encontrándose deterioro de los indicadores de desarrollo físico en nuestros niños, específicamente en los que provienen de las zonas populares de la ciudad.

Es evidente, pues, que la crisis económica desencadena en la sociedad una serie de mecanismos de autodefensa en su comportamiento social, con cambios en la compra de alimentos y disminución de gastos no vitales, lo cual permite sobrevivir y deja sus secuelas en el aspecto nutricional y de desarrollo del hombre.

Los efectos los estamos viendo en la actualidad: mayor desequilibrio social. Un niño que tenga una edad de desarrollo menor a su edad, está en desventaja social y psicológica para enfrentar el mundo, en consecuencia su capacidad de aprendizaje en comparación con la de un niño normal (un niño que tenga las características propias biológicas y de conducta) es menor.

En cuanto al deterioro de los servicios de salud, conlleva a esbozar el grave problema en el que se encuentran los hospitales en toda Venezuela, cuyas precarias condiciones conocemos. Esto es consecuencia de la crisis donde se incrustó el país y de donde no ha podido salir, pese a los esfuerzos de los gobiernos de turno.

Por otra parte, la clase media hace esfuerzos importantes en su presupuesto, para pagar los seguros de hospitalización privados y poder asistir a las clínicas, pero ese no es el panorama de los grandes sectores sociales del país. Sin embargo, la clase media tampoco debería hacer ese gran esfuerzo, por cuanto la salud es un derecho consagrado en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

 

El Aporte de la Psicología en el Estudio del "Ser Venezolano"

Todos los acontecimientos reseñados, y muchos otros que por razones de espacio no se señalan, han contribuido a configurar al hombre venezolano.

Los principales aportes se encuentran en los trabajos realizados por Montero (1991) y Salazar (2001), en relación al tema del "ser venezolano" y "la identidad venezolana". El enfoque psicosocial presentado por estos autores se centra en lo colectivo y los procesos psíquicos, pero contextualizando estos procesos dentro del tejido social e identificando tanto a los elementos que los determinan como a los que son determinados por ellos.

La identidad nacional tiene distintas maneras de conceptualizarse; pero en definitiva trata de responder las preguntas: ¿cómo es el venezolano?, ¿cómo se percibe éste?, y ¿me identifico con una categoría generadas en las definiciones? Estas tres preguntas dan origen a tres enfoques diferentes denominados: objetivo, subjetivo e intersubjetivo.

Otro aporte de la disciplina tiene su asiento en el área metodológica; ya que el conocimiento generado se basa en datos recogidos de forma sistemática de la observación de la conducta o del cuestionamiento acerca de las cogniciones o vivencias de los individuos (Salazar, 2001).

La obra de Salazar (2001), resume los principales trabajos de investigación y autores de la disciplina que se han interesados en responder algunas de estas preguntas.

Pero, ¿cómo es el venezolano? y ¿cuál su vinculación con el contexto histórico?

Montero (1991) responde estas preguntas de la siguiente manera:

• En general, encuentra siete rasgos negativos principales: la pereza, la pasividad, la emotividad, el autoritarismo, la violencia, el pesimismo y la ausencia de sentido histórico. Cada uno de ellos da lugar a diversos subrasgos. Estos rasgos están presentes en los venezolanos desde inicios del siglo XX.

• Son sólo tres los rasgos positivos que arroja su investigación como presentes a lo largo del siglo XX: el igualitarismo, el coraje o valentía y la generosidad; pero desde mediados del siglo XX también aparecen la alegría, la simpatía y la inteligencia.

• Finaliza su trabajo argumentando que esta imagen del venezolano no constituye un fenómeno momentáneo: "es el producto de la confusión entre factores socioeconómicos, circunstancia políticas y teorías especificas aparecidas a lo largo de toda la historia de un país que continúa buscándose a sí mismo" (Montero, 1991, p. 155).

Esas relaciones encontradas y explicadas bajo los conceptos de ideología y alienación, tienen sus correlatos psicológicos, que se hacen presentes bajo la forma de valores, actitudes, creencias y en forma de conductas afines. En conclusión, existe un proceso dialéctico entre las variables macrosociales e individuales.

Por otra parte, Salazar (2001) complementa esta información con otros datos relevantes. Su estudio arroja que ser venezolano, responde a una variedad dentro de la sociedad, lo cual debe llamar la atención de los investigadores al tratar de definir un "venezolano típico", ya que existen en nuestro país diversos grupos sociales, por tanto, existirían diversas maneras de "ser venezolano".

A mi juicio, hay dos procesos que se dejaron de lado al interpretar los resultados encontrados y que contribuirían a configurar esta manera diversa de ser venezolano:

• El alto contingente de inmigrantes que recibe el país y los nuevos intercambios generados en consecuencia, ubicados específicamente a partir de la década de los 50. En este período, recibimos grupos importantes de europeos, en especial de España, Portugal e Italia. Y a partir de la década de los 70, hemos recibido grupos de Colombia, Ecuador, República Dominicana, Perú, y también de Argentina y Chile. Es más, con certeza, podemos encontrar en nuestro país personas de todas partes del mundo, que se han vinculado con nosotros y nuestras maneras de vivir, dando como resultados nuevas formas de representarnos el país y de ser venezolano.

• El segundo proceso es la globalización, que viene estimulando la integración e intercambio de ideas, saberes y cultura en general en años recientes. Somos ahora: ciudadanos del mundo. Viajamos con mayor facilidad, crecemos escuchando otros idiomas, tarareándolos en canciones a diario, está a nuestro alcance la más diversa gastronomía, y unido a esto, la revolución acaecida en las comunicaciones.

• Es decir, tenemos un área de trabajo que pide ser revisada y actualizada. Definir estas nuevas maneras de "ser venezolano" y estimular los aspectos positivos que nos lleven a ser competitivos, trabajadores y los mejores seres del mundo es un reto para la psicología.

El estudio mas reciente sobre pobreza realizado por la Universidad Católica Andrés Bello, (Detrás de la pobreza, 2004), también arroja nuevos datos sobre las formas de ser venezolano; en el mismo, identifican diferentes tipos culturales que se corresponden con diferentes maneras de actuar, es decir, de ser venezolano. Entonces, podemos resumir estas posturas, diciendo que no existe una manera única de ser venezolano, por el contrario, tenemos diversas formas de expresarlo lo que está relacionado con las condiciones presentes y pasadas de la historia del país.

 

 

El cuadro anterior, tomado de las clases del Dr. Asdrúbal Baptista, en el seminario sobre Petróleo y Sociedad (2005, octubre - 2006, febrero), presenta las relaciones entre la sociedad y el Estado venezolano, relaciones marcadas muchas veces por las contradicciones sostenidas por el petróleo, o vale mejor decir, por su renta. Para comprenderlo presento en primer lugar, la descripción de la nomenclatura utilizada:Donde en el mercado de trabajo (L.Ef &– L.Sr), el trabajo es la pieza fundamental del sistema.

 

 

Donde en el mercado de trabajo (L.Ef – L.Sr), el trabajo es la pieza fundamental del sistema.

Contrasentidos muchos, en particular en el plano económico y la conformación del mercado. El caso Venezuela, está lleno de lascaracterísticas contrarias a lo sucedido a lo largo de la historia en el mercado mundial (ver Baptista, 2004).

Sin embargo, el objetivo es resaltar el papel del Estado en el grafico anterior. El Estado venezolano que una vez financió el desarrollo del país y tejió unas relaciones con sus habitantes; debe generar nuevas maneras de estimular la actividad económica sobre la base del esfuerzo de su sociedad.

Si llevamos los ojos al cuadro antes presentado, vemos como el sector productivo de la sociedad no se vincula con el Estado. En término sencillos, las flechas van desde el Estado hacia la sociedad y ninguna flecha va de la sociedad hacia el Estado; es decir, tenemos un Estado fuerte e independiente del esfuerzo de su gente.

Este efecto perverso es muy difícil de superar, en particular con una dirigencia política todopoderosa. Las becas, las ayudas tan instauradas en el pueblo es otra manera de reforzar en el venezolano sus características negativas (pereza, pasividad). Por otro lado, con nuestras características positivas (alegría, generosidad, simpatía), aunque importantes, no son suficientes para ejercer el esfuerzo necesario y ser competitivos.

El Estado está en deuda con sus habitantes. Si bien la bonanza petrolera modernizó el país y se implementaron planes que mejoraron la calidad de vida de sus habitantes, 50 años mas tarde, algunos cambios están en retroceso. Ejemplos muchos, pero citaremos dos de gran envergadura.

• Los servicios de salud, indicadores de vida y nutrición. En este comienzo de siglo han colapsado y sufrido retrocesos.

• La vialidad del país en general. En franco deterioro.

Y si bien, como argumenta el profesor Baptista, el desarrollo económico tendemos a verlo como un gran riel a lo largo del cual la sociedad se mueve, tenemos los recursos para que ese desarrollo continúe hacia adelante. No hacia atrás o hacia abajo, como vemos en las condiciones sociales de nuestra gente.

Tenemos una nueva oportunidad (con el alza en los precios del petróleo) para que otros sectores económicos puedan ser desarrollados, para sostener y mejorar los logros alcanzados hasta ahora. Pero hace falta el concurso de todos los sectores del país.

No es posible que a mayores ingresos, tengamos menor calidad de vida. Pero si es posible, en esta Venezuela llena de desaciertos.

 

Referencias

Álvarez, A. (2003) De la hegemonía partidista a la democracia sin partidos. Politeia. Nº 30, Primer semestre, 75-93

Baptista, A (1987). Más allá del optimismo y el pesimismo: Las transformaciones fundamentales del país. En Naim y Piñango. El caso Venezuela: Una ilusión de armonía. Caracas: IESA.

Baptista, A. (2003) Venezuela y su petróleo. En Márquez y Piñango. En esta Venezuela. Realidades y nuevos caminos (pp.127-162). Caracas: Ediciones IESA.

Baptista, A. (2004) El relevo del capitalismo rentístico. Hacia un nuevo balance de poder. Caracas: Fundación Polar.

Baptista, A. (2005, octubre- 2006, febrero). El petroleo y la sociedad venezolana. Seminario dictado en la Universidad Central de Venezuela, Caracas, Venezuela.

Briceño León, R. (2000) Hilos que tejen la vida. En Baptista, A (coord.) Venezuela siglo XX. Visiones y testimonios (pp. 126-153). Caracas: Fundación Polar.

Chi-Yi Chen (2000) Pobladores de esta tierra, cuántos somos y donde vivimos. En: Baptista, A (coord.) Venezuela siglo XX. Visiones y testimonios (pp. 49-64). Caracas: Fundación Polar.

Frances, A. (2003) La senda perdida del desarrollo económico. En Márquez y Piñango. En esta Venezuela. Realidades y nuevos caminos (pp. 96-112). Caracas: Ediciones IESA.

Montero, M. (1991) Ideología, alienación e identidad nacional. Una aproximación psicosocial al ser venezolano (3ª ed.). Caracas: Ediciones de la Biblioteca, UCV.

Salamanca, L. (1997) Crisis de la modernidad y crisis de la democracia en Venezuela. Caracas: Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas, UCV.

Salazar, J. M. (2001) Identidades Nacionales en América Latina. Caracas: Fondo Editorial de Humanidades y Educación. UCV.

Silva Michelena, H. (2000) ...qué bien describen el mundo, pero ¿cómo hacerlo mejor? En: Balance psicosocial del venezolano en el siglo XX (pp. 300-349). Fundación Herrera Luque. Caracas: Editorial Grijalbo.

Ugalde, L. (1977). Venezuela: 1938-1958-1978. 40 años de desarrollo. SIC, Caracas, 399, 398- 404

Ugalde, L., España, L., Lacruz, T., de Viana, M., González, L., Luengo, N. y Ponce, M. (2004). Detrás de la Pobreza. Percepciones. Creencias. Apreciaciones. Caracas: Ex Libris. Asociación Civil para la Promoción de Estudios Sociales

Velásquez, R. J. (1997) El venezolano y su proceso histórico. En Balance psicosocial del venezolano en el siglo XX (pp. 17-32). Fundación Herrera Luque. Caracas: Editorial Grijalbo.

 

 

Dirección para correspondencia
Yorelis J. Acosta
E-mail: acostay@ucv.ve