SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.27 número2Violencia carcelaria II índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Revista de psicología - Escuela de Psicología, Universidad Central de Venezuela

versão impressa ISSN 1316-0923

Rev. psicol. - Esc. Psicol. Univ. Cent. Venez. v.27 n.2 Caracas dez. 2008

 

ARTÍCULOS

 

Actitudes de los estudiantes universitarios hacia la homosexualidad

 

 

Karen Campo Cantore; María Gabriela Rodríguez; Lucila Trías

Escuela de Psicología, Universidad Central de Venezuela

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

La presente es una investigación descriptiva-correlacional cuyo objetivo es conocer y determinar las Actitudes hacia la Homosexualidad en una muestra de estudiantes universitarios de pregrado en carreras largas de la Universidad Central de Venezuela, núcleo Ciudad Universitaria de Caracas. Para ello, se revisó y aplicó una escala Likert de Actitudes hacia la Homosexualidad considerando las variables sociodemográficas: Género, Edad, Religión, Procedencia, Estado Civil, Semestre y Escuela. La muestra (n=600) estuvo conformada por estudiantes entre 16 y 54 años, mayoritariamente solteros/as, católicos/as del Distrito Capital. Los resultados indican que los estudiantes presentan una actitud neutral hacia la homosexualidad mostrando diferencias estadísticamente significativas de género. Las variables semestre y escuela no resultaron estadísticamente significativas. Asimismo se plantea la importancia del conocimiento en esta área para el Asesoramiento Psicológico.

Palabras clave: Actitudes, Homosexualidad, Estudiantes universitarios, Asesoramiento psicológico.


ABSTRACT

The aim of this descriptive-correlational investigation is to know and determine attitudes towards homosexuality in a sample of undergraduate university students, from long term careers offered by the Universidad Central de Venezuela, at the Ciudad Universitaria de Caracas campus. It was necessary to revise and apply a Likert scale, considering such social-demographic variables as: Gender, Age, Religion, Origin, Marital Status, Semester, and School. The sample (n=600) was of students with ages between 16 and 54 years, mostly singles, Catholics, and from the Distrito Capital. The results showed a neutral attitude with significant differences between genders. While the variables Semester and School meant no significant relevance. Likewise, it is also entered to the importance of this knowledge for Counseling.

Keywords: Attitudes, Homosexuality, University students, Counseling.


 

 

El estudio de las actitudes ha sido extenso y ha permeado distintos ámbitos, siendo la psicología social el área que ha explorado e indagado predominantemente este constructo. Así, Morales y Moya (1994) entenderán las actitudes como forma de relación de un sujeto con un objeto social, concibiendo por objeto social tanto personas, situaciones y problemas sociales.

Con ello Rodríguez (1976) afirma que las actitudes constituyen "una organización duradera de creencias y cogniciones en general, dotadas de una carga afectiva en favor o en contra de un objeto social definido, que predispone a una acción coherente con las cogniciones y afectos relativos a dicho objeto" (p. 329). El atender varios aspectos de las actitudes ha permitido concebirlas como elementos importantes para acercarse a la predicción de diversas conductas (Villaseñor y Ponce, 2003).

Así, Whittaker (1999) afirma que en el área de la sexualidad humana, ha existido interés por explorar y conocer las actitudes hacia la homosexualidad. Ardila (1998) señala que la homosexualidad tanto masculina como femenina ha sido motivo de estudio por parte de médicos, genetistas, sociólogos, psicólogos, antropólogos, juristas e historiadores durante decenios.

La palabra homosexual deriva de la raíz griega homo, que significa “mismo” o “igual”, acuñado a finales del siglo XIX (Karlen, 1971). Según Pérez (1999) fue utilizado por primera vez en Alemania y Hungría. El término homosexual puede emplearse bien como adjetivo (un acto homosexual o un bar homosexual) o como un nombre que alude a los hombres y mujeres que sienten una atracción sexual preferente por las personas del mismo sexo durante un lapso significativo (Bell y Weinberg, 1978).

La homosexualidad como práctica sexual humana ha existido a lo largo de la historia. Antes de la civilización griega, se encontró la existencia de ésta en Sumeria y en China. Existen registros que se remontan a la civilización griega con la poetisa Safo, que vivió en la isla de Lesbos a finales del siglo VII antes de Cristo y comienzos del siglo VI; así, el término lesbianismo deriva del nombre de dicha isla. Por otra parte, el primer poeta que escribió sobre homosexualidad masculina fue Anacreón de Teos, a comienzos del siglo VI a.C. (Ardila, 1998).

En Grecia y Roma, según Masters, Johnson y Kolodny (1995), se aceptaban ampliamente formas de homosexualidad y bisexualidad que eran tenidas como naturales sin considerarlas una conducta degradante ni pecaminosa. En ese contexto, la actitud hacia la homosexualidad se concebía como positiva.

En la cultura judeocristiana por el contrario, la homosexualidad fue seriamente condenada, considerándose como un peligro para la sociedad, las buenas costumbres y la preservación de los valores familiares. Esta cultura determinó la visión de la sociedad Occidental y con ello, una prevalencia de actitudes negativas hacia esta práctica sexual; incluso se llegó a considerar a la homosexualidad como un delito punible por la ley debido a que atentaba contra los valores de la sociedad y la familia, dado que no conduce a la reproducción y por tanto, al mantenimiento de la estructura social (Mondimore, 1998).

Desde la antigüedad, la visión de la homosexualidad ha evolucionado y con ella la actitud hacia ésta. Ya para finales del siglo XIX y durante el siglo XX comenzaron a presentarse movimientos de liberación homosexual. Para el año 1969 surge un movimiento gay que, según Pérez (1999), marcó un hito en la historia de esta comunidad.

Sin embargo, para esta fecha ya no se consideraba un delito sino una enfermedad, así pues, las personas homosexuales eran enfermas y por tanto se hacía preciso buscar la forma de curarlos, tratando de cambiar la orientación sexual homosexual por la predominante, a saber heterosexual. De hecho, las investigaciones hacia los años setenta se enfocaron en conocer o descubrir las causas de la homosexualidad para erradicarla (Pérez, 1999).

Más de una década después, la Asociación Americana de Psiquiatría en el Manual Diagnóstico y Estadístico de Enfermedades Mentales &–DSM&–, en su tercera edición excluye en su totalidad a la homosexualidad como enfermedad mental (Ardila, 1998 y Thuillier, 1989).

A pesar de todos los avances realizados por estas minorías, la aparición del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) se constituyó en un factor de atraso para los grupos homosexuales que deseaban hacer valer sus derechos e igualarse en las condiciones legales de los individuos heterosexuales (González, 2004).

Por todo lo mencionado, pareciera que las acciones llevadas a cabo a lo largo de la historia para aminorar la conducta homosexual, colocándola en desventaja frente a la posición heterosexual, no han podido disminuir su prevalencia. En lugar de ello, aparentemente, han contribuido a infundir sentimientos de culpa, inadecuación y estigmatización en las personas que muestran esta preferencia, obstaculizando con esto la aceptación de dicha condición (Szymanski, Cheng, Balsam, 2001) y por ende, pudiendo influenciar las actitudes hacia esta conducta.

En este sentido, Ortiz (2005) menciona que los individuos van incorporando desde pequeños el punto de vista dominante en cuanto a la orientación sexual, con lo que adquieren creencias sobre el estigma, una idea general de lo que significa portarlo y de las consecuencias que le acarrea poseer una orientación sexual no dominante. En la niñez las personas homosexuales varones y hembras aprenden los significados negativos y los estereotipos de género asociados a la homosexualidad, para posteriormente aplicarlo a sus propias personas.

Según el mismo autor los niños que a la larga presenten una orientación sexual no heterosexual desarrollarán frecuentemente una conciencia de ser diferente, lo que conlleva a que rápidamente aprendan a evaluarse de forma negativa. Esto provoca que tengan actitudes y reacciones negativas hacia su propia homosexualidad y la homosexualidad de otros, puesto que se ha establecido que ésta se relaciona negativamente con la aceptación de la propia orientación sexual, lo cual se denomina homofobia (Ortiz, 2005).

La gran mayoría de los autores que han abordado la homosexualidad, entre los que se destacan Ardila (1998), Meccia (2006), Mondimore (1998), ONUSIDA (1999), entre otros, coinciden en que vivimos en una sociedad altamente prejuiciosa y homofóbica. A pesar de esto, muchas naciones han logrado importantes cambios en cuanto a los derechos civiles de los homosexuales al eliminar la orientación sexual como motivo de discriminación (Ardila, 1998), constituyéndose como un avance en la lucha de las minorías gay. Actualmente se está llevando a cabo una serie de movimientos exigiendo ciertos derechos que le han sido vedados por su condición, como la lucha por la unión legal de las parejas homosexuales y la libre adopción de niños (Lamas, 2005).

Las personas homosexuales tienen relevancia en el contexto actual ya que conforman una de las minorías más grandes en muchos países, algunos grupos de liberación gay hablan de 10% aproximadamente o de porcentajes más reducidos (4% varones, 2,5% mujeres), en todo caso se trata de grupos humanos numerosos (Ardila, 1998). Si a esto se le añade el grupo de personas bisexuales y las personas homosexuales ocasionales (en cárceles, ejércitos, conventos, por nombrar algunos casos), se trata de varios millones de individuos en cada país y muchos otros en el planeta, que están siendo señalados en mayor o menor medida. Específicamente en Venezuela, Lambda reporta la existencia de un grupo homosexual y bisexual compuesto aproximadamente por 7 millones de personas (Fereira, 2007).

La homosexualidad es un tema álgido donde pareciera que el entorno socio-cultural la preconiza como una conducta un tanto atípica, donde se subleva la orientación heterosexual concibiendo lo no heterosexual como desviado de la norma social. Así, el estudio de las actitudes hacia la homosexualidad posee relevancia para el ámbito asistencial de la psicología desde los diversos enfoques como el de Asesoramiento, Psicodinámico, Gestáltico, Cognitivo, Conductual, entre otros. De esta manera, específicamente desde el Asesoramiento Psicológico el papel del asesor va a estar orientado hacia la integración y la concepción holista del ser humano, puesto que para Bell (1979) al igual que la heterosexualidad, la homosexualidad abarca más que la simple dirección de la tendencia sexual, engloba el afecto, la aproximación hacia el otro, la aceptación de su condición tanto social como psicológica.

Aunque el Asesoramiento Psicológico se enmarca dentro del Humanismo y promulga la aceptación del otro como uno de sus grandes estandartes, el asesor psicológico en formación (tanto como el resto de los psicólogos) no escapa del sistema de creencias de la sociedad en la que se encuentra inserto. Dichas creencias pueden no ponerse en evidencia de forma explícita o verbalizarse, pero sí influir en el proceso psicoterapéutico (Ardila, 1998). En este momento se vuelve relevante que el asesor psicológico no sólo se familiarice con el tema, sino que propicie el autoconocimiento y la revisión de sus sentimientos así como de sus actitudes tanto hacia la homosexualidad como hacia la persona homosexual, si desea cumplir con su rol de terapeuta sin enjuiciar al otro.

Específicamente, el Asesoramiento Psicológico como visión dentro de la profesión, está enmarcado en la filosofía humanista, que concibe al hombre como intrínsecamente bueno, sublevando el reconocimiento de que la esencia más profunda del ser humano es positiva (Rogers, 1961). El énfasis se realiza en la “parte sana” de la persona, en sus recursos creativos y en el desarrollo de los mismos, sin centrarse en la enfermedad ni las patologías como foco del abordaje terapéutico. Entonces el hombre es concebido como un ente en constante dinamismo y continuo desarrollo hacia la madurez.

En este sentido, se reconocen los rasgos esenciales del individuo como mantener su libertad, su autonomía y su capacidad de elección (Losada, 1995a). De la misma forma el reconocimiento de la singularidad, la subjetividad de ese ser y por sobre todo, el respeto a esa experiencia interna, son vistos como una de las bases fundamentales del enfoque humanista (Losada, 1995b). Asimismo Rogers (1961) menciona que dentro de este enfoque se concibe como punto fundamental la autoaceptación incondicional del ser humano.

De esta manera, desde el Asesoramiento Psicológico se busca la inclusión de la persona homosexual y brindar un apoyo terapéutico dirigido hacia la autoaceptación. Sin embargo, el rol del psicólogo no termina aquí, pues para alcanzar la identidad y autoestima positiva en el asesorado, se debe considerar el autoconocimiento, autoconcepto, autoevaluación y autorrespeto (Rodríguez, Pellicer y Domínguez, 1988).

Para finalizar, retomando el aspecto sobre la concepción hacia la homosexualidad, Cory (1970, c.p. Martínez, Rodríguez, Santiago y Sánchez, 2001) hace alusión a este término para designar tanto a hombres como mujeres, asimismo manifiesta que el mismo se utiliza actualmente para hacer referencia a la práctica de la actividad sexual y a la excitación psicológica que hace desear el acto sexual o el establecer una relación afectiva con personas del mismo sexo.

En suma la homosexualidad ha pasado de ser una conducta natural, a un delito, una enfermedad, una desviación de la norma social, a ser concebida como una orientación sexual más vinculada a la aceptación, en donde actualmente se procura rescatar la noción de homosexualidad como conducta natural. De igual modo, las actitudes también han evolucionado a la par del término homosexualidad, respondiendo a la concepción sociocultural e ideológica que prevalece en determinado momento.

Así, la presente investigación representa un aporte en el marco del entendimiento de las actitudes hacia la homosexualidad de los jóvenes universitarios que se desenvuelven en el contexto social venezolano. Teniendo en cuenta lo anteriormente mencionado, surge la siguiente interrogante: ¿Cuáles son las actitudes hacia la homosexualidad que poseen los estudiantes universitarios de las carreras largas de pregrado de la Universidad Central de Venezuela, núcleo Ciudad Universitaria de Caracas?

Para dar respuesta a ello se propusieron los siguientes objetivos:

• Conocer y determinar las actitudes que posee una muestra de estudiantes universitarios de pregrado de las carreras largas ofrecidas en la Universidad Central de Venezuela, núcleo Ciudad Universitaria de Caracas hacia la homosexualidad.

• Revisar y analizar información teórica sobre las actitudes hacia la homosexualidad que posee una muestra de estudiantes universitarios de pregrado en carreras largas.

• Adaptar una escala que permita recabar las actitudes hacia la homosexualidad a la población foco, es decir, estudiantes de carreras largas en pregrado de la Universidad Central de Venezuela, núcleo Ciudad Universitaria de Caracas.

• Recopilar información sobre las actitudes hacia la homosexualidad que posee una muestra de estudiantes universitarios en pregrado de carreras largas de la Universidad Central de Venezuela Núcleo Ciudad Universitaria de Caracas, por medio de la escala revisada para tal fin.

• Describir las actitudes hacia la homosexualidad que posee una muestra de estudiantes de pregrado de carreras largas de la Universidad Central de Venezuela, núcleo Ciudad Universitaria de Caracas.

• Conocer si existen diferencias estadísticamente significativas para las variables Género, Semestre y Escuela.

 

Método

Tipo y Diseño de Investigación

La presente investigación es un estudio no experimental de campo debido a que no hubo un control directo sobre las variables de estudio, por lo que las inferencias acerca de las relaciones entre éstas se hacen sin intervención directa (Kerlinger y Lee, 2002). En cuanto al diseño es de tipo transeccional dado que los datos se recolectaron en un solo momento en el tiempo (Hernández, Fernández y Baptista, 2003).

Con respecto al alcance, es un estudio descriptivo-correlacional, que tiene como finalidad “saber cómo se puede comportar un concepto o una variable conociendo el comportamiento de otras variables relacionadas” (Hernández, Fernández y Baptista, 2003, p. 122).

Variable Estudiada

Actitud hacia la homosexualidad

La actitud es "una organización duradera de creencias y cogniciones en general, dotadas de una carga afectiva en favor o en contra de un objeto social definido, que predispone a una acción coherente con las cogniciones y afectos relativos a dicho objeto" (Rodríguez, 1976). En este caso la actitud está dirigida hacia la conducta homosexual.

Variables Seleccionadas

Género: construcción simbólica establecida sobre los datos biológicos de la diferencia sexual de los individuos, masculino o femenino (Lamas, 2000 c.p. Valdés, Sapién y Córdoba, 2004). Medida a través del registro de la asignación que realizó el participante para las opciones: Femenino y Masculino.

Semestre: período educativo en función del cual se distribuye el contenido programático (El Pequeño Larousse Ilustrado, 1999). Equivale al último semestre aprobado de la carrera en curso. Valorado a través de la respuesta del participante acerca del semestre que cursó.

Escuela: se refiere a la pertenencia del sujeto a las diferentes carreras que ofrecen las Facultades de la Universidad Central de Venezuela. Medido a partir del registro del estudiante sobre la carrera que cursa.

Religión: es un sistema de creencias, preceptos, prácticas y rituales concernientes a la divinidad (Enciclopedia Monitor, 1965). Medida a través del registro que realizó el participante respecto a la religión a la cual pertenece.

Edad: se define como el tiempo de vida en años de los participantes (Papalia y Wendkos, 1997). Valorado a partir del registro del estudiante sobre su edad, especificada en años cronológicos.

Ciudad de Procedencia: lugar de origen de los estudiantes que participaron en el estudio. Valorado a través del registro de los participantes acerca de su lugar de origen.

Estado Civil: condición concerniente a las relaciones privadas entre ciudadanos, determinando su dependencia jurídica, ámbito de poder y responsabilidad (García-Pelayo, 1996). Medida a través del registro de la asignación que realizó el participante en función de las categorías: Soltero/a, Casado/a, Divorciado/a, Viudo/a, Concubino/a.

Instrumento

Se utilizó un instrumento construido y validado por Pérez y Urriola (1985) en estudiantes universitarios de México, siendo adaptado en esta investigación para una muestra venezolana de estudiantes universitarios pertenecientes a una institución pública. La escala mide “tanto las manifestaciones de acuerdo como de desacuerdo hacia la conducta homosexual” (p.86), está compuesta por 42 ítems que exponen diversas premisas, los cuales fueron clasificados en una escala tipo Likert de cinco puntos valorados de la siguiente manera: a. Totalmente de acuerdo b.-. De acuerdo, c.- Indeciso, d.- En desacuerdo, e.- Totalmente en desacuerdo.

Esta escala está constituida por seis dimensiones definidas por Pérez y Urriola (1985) de la siguiente manera:

• Indicador de tipo moral: cómo se aprecia la conducta homosexual medida de acuerdo con las normas acerca de lo bueno y lo malo aceptadas por el grupo social.

• Indicador legal: basado en normas, reglas y leyes impuestas por la sociedad.

• Indicador referido al aspecto social: la inserción o no del homosexual a un grupo en el cual coexista en relación mutua y de cooperación.

• Relaciones interpersonales: entendida como la capacidad de relacionarse con otra persona, sin importar su opción sexual.

• Relación familiar: cómo se percibe la integración del homosexual a su familia.

• Como concepto de "normal-anormal": tomando lo normal como lo socialmente aceptado y lo anormal como lo que sale de las normas impuestas, o con criterios más amplios.

Población y Muestra

La población estuvo compuesta por 47147 estudiantes de pregrado de las carreras largas de la Universidad Central de Venezuela, núcleo Ciudad Universitaria de Caracas. En cuanto a la muestra para el estudio piloto y el estudio definitivo, el porcentaje de sujetos por Escuela se estableció atendiendo a la cantidad de estudiantes matriculados en cada una de ellas, según datos aportados por la Dirección de Planificación y Presupuesto de esta Universidad, de acuerdo al presupuesto estimado para el año 2006.

En función de esto, se llevó a cabo un muestreo propositivo, de tipo no probabilístico (Kerlinger y Lee, 2002) tanto para la muestra piloto y definitiva. Así, la prueba piloto estuvo conformada por 210 estudiantes. Por su parte, la muestra definitiva quedó constituida por 600 estudiantes de pregrado de todas las carreras largas de la UCV en la Ciudad Universitaria de Caracas, de género masculino y femenino.

Procedimiento

Fase 1: preliminar

Se realizó una revisión de los instrumentos y métodos de recolección de datos utilizados en otras investigaciones. Con base en ello, se eligió una Escala de Actitudes hacia la Homosexualidad desarrollada por Pérez y Urriola (1985). Este instrumento había sido utilizado en el contexto universitario mexicano en donde se probó su confiabilidad y validez, por ello se consideró adaptarlo en estudiantes de pregrado de la Ciudad Universitaria de Caracas. El Anexo 1 presenta el instrumento preliminar empleado en la fase piloto.

Fase 2: aplicación de prueba piloto y resultados arrojados

Para adaptar la escala a la población venezolana se decidió seleccionar el número total de estudiantes que conformaron la muestra de la prueba piloto, con características equivalentes a la muestra definitiva. Por existir carreras anuales y semestrales en la UCV, se decidió arbitrariamente convertir los años cursados por su equivalente en semestres, con la finalidad de conseguir uniformidad en la medida del nivel de instrucción de los participantes. Con el objetivo de determinar la validez de constructo del instrumento utilizado, se procedió a realizar el análisis factorial confirmatorio del mismo, con los datos recogidos.

El valor de la prueba de Medida de Adecuación Muestral de KMO muestra un valor cercano a la unidad, por lo tanto, indica una adecuación excelente de los datos a un modelo de análisis factorial. El contraste de Bartlett por su parte, arrojó un p-valor de 0,00 lo que indica la existencia de una correlación significativa entre las variables. A su vez, el valor de 5408,06 confirma la presencia de correlación, por lo tanto resulta pertinente aplicar el análisis factorial (Ver tabla 1).

 

 

En cuanto al análisis factorial se analizó en función del autovalor (eigenvalue) 1, el cual satisface el criterio metodológico para identificar factores; del gráfico de sedimentación se puede apreciar que existe un único valor superior a la unidad, seguido por otros dos factores próximos al mismo. De lo anterior se extrae que un sólo componente resume al resto, representándoles de forma coherente y explicando la mayoría de la varianza, ello corresponde al 37,86% de la variabilidad total (Ver figura1).

 

 

De lo anterior se deriva que el instrumento posee un único factor, constituyendo una escala unitaria sin dar cuenta de los componentes planteados por Pérez y Urriola (1985), diferenciándose así de lo obtenido en la muestra mexicana.

En tanto que la matriz de componentes rotada muestra las cargas correspondientes a todos los ítems. Asimismo, para cada ítem el valor supera el 0,30, esto sugiere una alta consistencia entre los datos, probando así que la totalidad de los ítems en conjunto, explican la covariación del instrumento. Existe un único ítem con valor por debajo al mencionado, a saber, el que corresponde al enunciado número 5 que refiere: “Practicarías la conducta homosexual”. Dicha respuesta puede verse influenciada por la deseabilidad social, debido a la implicación directa con la vinculación de aceptación de la propia homosexualidad. Dado esto y aun cuando el valor es bajo, se acerca al criterio estadístico, por lo cual se considera su inclusión en la versión definitiva del instrumento de medición (Ver tabla 2).

 

 

Para comprobar la confiabilidad del instrumento se procedió a calcular el Alfa de Cronbach arrojando un valor de 0,958; mostrando la alta consistencia interna de la escala utilizada.

Considerando estos hallazgos, se procedió a aplicar los mismos reactivos del instrumento usados en la fase del estudio piloto para la medición final en la muestra establecida. Sin embargo, se realizaron dos cambios para la presentación del instrumento final. El primero, relacionado con el orden de presentación de las variables sociodemográficas religión y ciudad de procedencia, esto se llevó a cabo debido a que durante el estudio piloto se detectó que al estar ubicada la categoría Ciudad de Procedencia antes de Religión, las personas tendían a confundir esta última con la palabra región.

El segundo cambio fue la sustitución del término Unión Libre, perteneciente a la categoría Estado Civil, por Concubino/a, debido a que el primero generaba duda entre los participantes. De esta manera, quedó conformado el instrumento definitivo para ser aplicado a la muestra estimada (Ver Anexo 2).

Fase 3: aplicación de la escala en el estudio definitivo

Luego de escoger el número de estudiantes que conformarían la muestra para el estudio definitivo (n=600), se procedió a realizar la aplicación de la escala final de actitudes hacia la homosexualidad.

La aplicación de la escala se realizó en varios días, como consecuencia de la cantidad de estudiantes de las diferentes escuelas incluidas en la muestra. La fase de aplicación se llevó a cabo en su totalidad en un período de una semana. En función de su tiempo y disposición, los estudiantes contestaron al instrumento dentro de las instalaciones de las escuelas de carreras largas de la Universidad Central de Venezuela en el núcleo Ciudad Universitaria de Caracas.

Fase 4: procesamiento de los datos en el estudio definitivo

Una vez recabada la información en función de la muestra definitiva se procedió a elaborar la base de datos en el Paquete Estadístico para las Ciencias Sociales (SPSS). Luego, se realizaron los análisis cuantitativos y estadísticos correspondientes, a saber: análisis de frecuencia, análisis descriptivo (media y desviación típica), análisis comparativo (t de Student y Análisis de Varianza). Los resultados son analizados en función de las tablas y figuras que se presentan a continuación.

 

Resultados

Tras los datos recogidos para el estudio definitivo se presentan a continuación los estadísticos descriptivos para los puntajes promediados de la actitud hacia la homosexualidad de la muestra, donde se observa que las respuestas promedio dadas por los participantes están comprendidas entre un puntaje mínimo de 1, que representa una actitud totalmente desfavorable y un puntaje máximo de 5 correspondiente a una actitud totalmente favorable.

El promedio es de 3,49 con una desviación típica de 0,66 puntos, indicando que tuvo poca variabilidad, (ver figura 2) lo cual es consistente con la mediana cuyo valor es de 4 y el rango intercuartílico se ubica entre 3 que corresponde a una actitud neutral y 4 a una actitud favorable. Ello sugiere que el 50% de la muestra presenta una actitud hacia la homosexualidad entre neutral y favorable. En síntesis, el promedio total de las respuestas de los sujetos que conformaron la muestra, exhibe una actitud neutral ante la homosexualidad

 

 

De los datos obtenidos correspondientes a la opinión de los participantes muestreados (n=600), se encontró que 323 son de género femenino representando el 53,8% de la muestra, en tanto que 277 son de género masculino, lo cual equivale al 46,2% del total de sujetos encuestados. Los participantes poseen edades comprendidas entre 16 y 54 años, el promedio es de 22,68 con una desviación típica de 5 puntos. El 92,3% de la muestra posee un estado civil soltero y el 72,7% de las personas manifestaron ser de religión católica. El 73% de la muestra pertenece al Distrito Capital. Hubo presencia de casos en todos los semestres (1º al 10º) siendo el 2do semestre la categoría que tuvo mayor presencia de casos.

En cuanto a los valores de actitud hacia la homosexualidad por Género se encontró que las mujeres tienen actitudes más favorables y menos heterogéneas que los hombres, lo cual se constata en los valores de la mediana (3,36) y el rango intercuartílico (ubicado entre 2 De acuerdo y 5 Totalmente de acuerdo). No obstante, los valores en la actitud hacia la homosexualidad por parte de los hombres (mediana= 3.36) incluyen todos los valores presentes en el rango de las mujeres (mediana= 3.67), en tanto que en los hombres se presenta una posición neutral con mayor dispersión entre los valores de actitud hacia la homosexualidad (Ver figura 3).

 

 

Con respecto al género en función de la actitud hacia la homosexualidad, se hallaron diferencias estadísticamente significativas (t = 5,988, p< 0,001), encontrando que las mujeres (media = 153,09) reportan una actitud más favorable hacia la homosexualidad que los hombres (media = 139,9).

En cuanto al Semestre los valores de la actitud hacia la homosexualidad son bastante equivalentes, por tanto, es posible indicar que el semestre no está incidiendo en los valores de actitud. Los niveles de dispersión son bastante homogéneos con ligeras variaciones (Ver figura 4).

 

 

Los resultados de la prueba de ANOVA para el contraste de las medias entre los grupos por semestre, exhibieron un valor de F=.987, p=.449, mostrando con un 95% de confianza, que las diferencias entre los grupos no son estadísticamente significativas, lo que sugiere que los sujetos no presentan diferencias en sus respuestas ante la homosexualidad en función del semestre que cursan.

Con respecto a la variable Escuela, los resultados de la prueba ANOVA de una vía (F= 2,174, p< 0,001), muestran que las diferencias observadas en las medias de actitud hacia la homosexualidad por escuela son estadísticamente significativas. A pesar de estas diferencias significativas, no se evidencia la existencia de un valor intragrupo alto, pudiendo suponer que tal diferencia se debe más a la varianza interna dentro de cada escuela, que entre ellas. Por ello se recurrió al uso de la prueba post-hoc de Duncan donde se aprecia fácilmente la ausencia de grupos con medias homogéneas que den cuenta de las diferencias entre las escuelas.

A pesar de esto, se revisaron las medias obtenidas por escuelas, generando tres grupos que pudieron ser diferenciadas en cuanto a su respuesta de actitud hacia la homosexualidad, considerando la tendencia neutral de la muestra en general. Así, los estudiantes que mostraron actitudes menos favorables pertenecen a las escuelas de Bioanálisis (media=3) y Computación (media=3,01), siendo sus respuestas homogéneas, lo cual indica una actitud parecida entre sí. Por su parte, los estudiantes de las escuelas de Letras (media=3,81), Estudios Internacionales (media=3,83), Comunicación Social (media=3,87), Psicología (media=3,88) y Sociología (media=3,88) también poseen actitudes homogéneas, pero dirigidas hacia un polo más favorable de la actitud hacia la homosexualidad. El tercer grupo está conformado por el resto de escuelas, donde los estudiantes mostraron actitudes más variables en relación con sus compañeros de carrera, es decir, más heterogéneas entre sí (Ver anexo 3).

 

Discusión

Del análisis cuantitativo se desprende que la muestra de estudiantes de pregrado de las carreras largas de la Universidad Central de Venezuela, núcleo Ciudad Universitaria de Caracas reporta una actitud neutra hacia la homosexualidad.

Ante esto, cómo explicar la existencia en apariencia de una actitud neutra hacia la homosexualidad, si la gran mayoría de los autores quienes han abordado el tema, entre los que se destacan Ardila (1998), Meccia (2006), Mondimore (1998), Parra (2001), entre otros, coinciden en que vivimos en sociedades latinas altamente prejuiciosas y homofóbicas, donde pareciera existir una intolerancia hacia la homosexualidad, caracterizada por estereotipos, aislamiento y señalamiento por evidenciar una orientación sexual no heterosexual.

Así, Meccia (2006) menciona que esa aparente actitud neutral hacia la homosexualidad, con tendencia hacia lo favorable, no es más que un velo que con escaso éxito tiende a esconder actitudes más negativas orientadas a la discriminación, indicando que esa tolerancia es inocua porque se ajusta a la reproducción de una fuerza lingüística que oculta una conducta reactiva ante la presencia del otro, imaginada muchas veces como una amenaza que supone el quebrantamiento de una armonía interna, pues resulta incongruente con el paradigma construido sobre la base social. Sin embargo, Thiebaut (1998) menciona que el mantener una actitud favorable derivándose en tolerancia es importante porque a pesar de que haya un juicio oculto se puede permitir la coexistencia de visiones diferentes del mundo aunque sea sobre la indiferencia de unos con respecto a otros.

Taylor (1994) refiere que esa tolerancia sobre la base de la indiferencia de unos con otros debe transformarse dando paso al reconocimiento. Las luchas por el reconocimiento para este autor involucran procesos de construcción de identidad a nivel colectivo e individual.

Es allí, donde cobra importancia el trabajo desde el Asesoramiento Psicológico, pues se busca la inclusión dirigida hacia la autoaceptación y el reconocimiento como grandes estandartes (Rodríguez, Pellicer y Domínguez, 1988). Sin embargo, el rol del psicólogo no termina aquí, pues éstos no escapan al sistema de creencias de la sociedad pudiendo esto influir en el proceso psicoterapéutico (Ardila, 1998). Por ello se vuelve relevante que el asesor psicológico no sólo se familiarice con el tema, sino que propicie el autoconocimiento, el reconocimiento, de sus actitudes tanto hacia la homosexualidad como hacia la persona homosexual.

Por otra parte, se observó que las personas de género femenino presentan una actitud más favorable que las de género masculino. Esto es congruente con los hallazgos encontrados en el 2002 por Herek, quien señaló que existen diferencias significativas de género en cuanto a las actitudes hacia la homosexualidad, en donde las mujeres fueron menos propensas a mantener creencias estereotipadas. En cambio, los hombres mostraron menor disposición a reconocer la homosexualidad teniendo una opinión más negativa.

Esto se podría sustentar en función de lo afirmado por Díaz (2004), quien sugiere que vivir en una sociedad implica asumir roles y modos de comportamiento que están conformados por las normas culturales que cruzan al individuo. Así, la concepción de la tendencia sexual se engloba en las reglas, costumbres, exigencias sociales, identidades y valores con lo que evidencian el carácter relativo y construido de la moral sexual según cada cultura; de modo que lo masculino y femenino, los roles que ejercen, su tendencia de pensamiento y la expresión de opiniones van a estar determinados a partir de las reglas establecidas socialmente.

De igual modo tras el análisis de los datos se obtuvo que la opinión de los sujetos sobre la homosexualidad no varía en función del semestre que cursan, pues a pesar de que según Orellana, Meza y Reyes (2001), a lo largo de la carrera surgen ideas de progreso, amor, respeto, pluralidad, entre otras, para ONUSIDA (1999) la ideología sexual tradicional en occidente ha variado a lo largo del tiempo, originando cambios que se desarrollan lentamente. De esta manera, en las últimas décadas existe una mayor tolerancia hacia opiniones individuales y la diversidad sexual, lo que podría explicar que la actitud hacia la homosexualidad no se encuentra mediada por la formación académica que posee la muestra recolectada, sino quizás por la existencia de una probable apertura en la sociedad hacia diversas tendencias minoritarias.

El análisis de las ligeras diferencias entre escuelas, donde Bioanálisis y Computación muestran actitudes hacia la homosexualidad dirigidas hacia un polo menos favorable, puede deberse a que dichas carreras científicas tienden a trabajar buscando la causalidad de los eventos dentro de una metodología estricta y secuencial, en contraposición con carreras de corte socialhumanístico tales como Letras, Estudios Internacionales, Comunicación Social, Psicología y Sociología, con actitudes hacia la homosexualidad dirigidas hacia un polo más favorable, donde se valoran en mayor medida las relaciones humanas, sistematizando y contactando los fenómenos de la vida cotidiana. Así, se percibe diferente el abordaje cuando se estudia a un ente distante al sujeto que cuando se constituye como sujeto y objeto de estudio en las cuales se da cabida al intercambio de ideas con otras personas, centrándose en situaciones que permiten analizar a fondo los problemas, considerando lo que piensan los demás y los motivos que determinan su conducta.

Esto coincide con el planteamiento de Pérez y Urriola (1985), según los cuales las carreras científicas parecieran orientar al alumno hacia la aceptación de los valores y normas sociales, mientras que las carreras de orden social y humanístico orientan la formación hacia las relaciones humanas y el contacto con los otros.

En suma, sobre la base de los resultados donde se evidenció la ausencia de diferencias significativas entre la actitud y la escuela, se pudiese sugerir que la formación de las actitudes hacia la homosexualidad es independiente de la instrucción universitaria, quizás podría tratarse de la presencia de personas que son atraídas hacia cada tipo de formación.

 

Conclusiones

Como producto de la consulta bibliográfica realizada, así como del análisis de los resultados obtenidos de la investigación cuyo objetivo fue conocer las actitudes de los estudiantes universitarios hacia la homosexualidad, se puede llegar a las siguientes conclusiones:

• El movimiento homosexual ha pasado por diferentes fases en función del período y la evolución histórica, las cuales se han caracterizado por una visión sobre la homosexualidad ajustada a la norma cultural y a los valores sociales predominantes para cada época. Específicamente, en la historia contemporánea se aprecia un auge de movimientos en busca de los derechos de las minorías sexuales.

• La escala de Pérez y Urriola (1985) utilizada en el presente estudio, tras el proceso psicométrico de adaptación, resultó ser válida y confiable para recabar datos en la población venezolana. Sin embargo, este instrumento se comporta como una escala unidimensional, a diferencia de lo planteado por los autores.

• La muestra estuvo conformada principalmente por personas jóvenes, solteras, católicas y procedentes del Distrito Capital de Venezuela.

• La muestra de estudiantes de carreras largas de la Universidad Central de Venezuela, núcleo Ciudad Universitaria de Caracas en general mostró puntuaciones promedio que la ubican, en un punto actitudinal neutral.

• Se halló diferencias entre género femenino y masculino en cuanto a la actitud hacia la homosexualidad. Las mujeres presentan una actitud más favorable que los hombres, lo que se podría deber a que las mujeres son menos propensas a mantener creencias estereotipadas, en cambio los hombres muestran menor disposición a reconocer la homosexualidad, teniendo una opinión menos favorable (Díaz, 2004).

• No se encontraron diferencias estadísticamente significativas de actitud hacia la homosexualidad para las variables Semestre y Escuela, en contraposición con investigaciones previas en el área. De lo anterior se concluye que el nivel de formación, en función de los semestres en las distintas carreras, y cursar estudios en una determinada Escuela de la Universidad Central de Venezuela en la Ciudad Universitaria de Caracas, pareciera no incidir en la actitud de los sujetos hacia la homosexualidad.

 

Limitaciones y Recomendaciones

El uso de escalas facilita la recolección de datos, pero podría llevar a respuestas que no reflejan el verdadero sentido de la actitud hacia la homosexualidad, debido a que restringe al sujeto a responder en función de las opciones ofrecidas, por lo que un estudio con técnicas cualitativas (entrevistas a profundidad, análisis fenomenológico, entre otros) con jóvenes estudiantes podría enriquecer todos estos hallazgos.

Dado que el muestreo fue de tipo propositivo, la posibilidad de generalizar los hallazgos es bastante discreta. En tal sentido, se recomienda para futuras investigaciones, que se realice un procedimiento de muestreo probabilístico para poder hacer inferencias con mayor poder de generalización a partir de los resultados obtenidos en la investigación.

Por el carácter descriptivo-correlacional de esta investigación, no se manipuló ninguna variable que incidiera sobre la actitud hacia la homosexualidad en la muestra estudiada. En futuras investigaciones se sugiere probar procedimientos específicos (programas) que busquen sensibilizar a las personas en función de la diversidad sexual.

Se recomienda controlar variables tales como religión, edad, estado civil, dado que no fue posible establecer comparaciones en cuanto a las actitudes hacia la homosexualidad ya que los grupos que componían la muestra no eran estadísticamente comparables.

Otra de las sugerencias sería incluir la variable Estrato Socio-económico en estudios sobre actitudes hacia la homosexualidad pues es recomendable indagar sobre posibles diferencias que esta variable pudiera tener en la posición ante el objeto actitudinal, dado que se puede operar de manera diferenciada sobre la base de distintos niveles de clase social.

Podría resultar valioso llevar a cabo más investigaciones indagando otros aspectos relevantes a la actitud hacia a homosexualidad, atendiendo a distintas variables referidas en la literatura: la orientación sexual de las personas objeto de estudio, así como el contacto previo con personas homosexuales, incluso dentro de la propia familia; duración y calidad de dicho contacto, entre otras.

Finalmente, se invita al desarrollo de estudios dentro de la psicología no sólo dirigidos hacia el ámbito de las actitudes hacia la homosexualidad sino focalizándose en otros aspectos relevantes, como por ejemplo, la construcción de la identidad de las personas con dicha orientación, e incluso atender la dinámica familiar al haber un miembro con esta tendencia dentro de un entorno prejuicioso y estereotipado.

 

Referencias

Ardila, R. (1998). Homosexualidad y Psicología. Bogotá, Colombia: Manual Moderno.

Bell, A. (1979). Homosexualidades. Madrid, España: Debate.

Bell, A. y Weinberg, M. (1978). Homosexualites. New York, Estados Unidos: Simon & Schuster.

Díaz, M. (2004). Homosexualidad y género [Versión electrónica], Cuicuilco, 11(31), 1-12. Enciclopedia Monitor. (Vol.22). (1965). Barcelona, España: Salvat Editores.

El pequeño Larousse ilustrado. (5ta ed.). (1999). Bogotá, Colombia: Larousse.

Fereira, L (2007). En Venezuela hay 3 millones de gays y 4 de bi. Recuperado el 26 de marzo de 2006, de 2008 http://www.noticias24.com/vida/?p=346.

García-Pelayo, R. (1996). Laurousse: diccionario básico escolar. México: Larousse.

González, J. (2004). Historia de los medios impresos venezolanos destinados al público, homosexual, lésbico, bisexual y transgénero. Trabajo de grado de licenciatura no publicado, Universidad Católica Andrés Bello. Caracas, Venezuela.

Herek, G. (2002). Gender gaps in public opinion about lesbians and gay men [Versión electrónica], Public Opinion Quarterly 66(1), 40-66.

Hernández, R., Fernández, C. y Baptista, P. (2003). Metodología de la Investigación. (3ra ed.). México: McGraw Hill.

Karlen, A. (1971). Sexuality and Homosexuality: a new view. New York, Estados Unidos: Norton.

Kerlinger, F. y Lee, H. (2002). Investigación del comportamiento. Métodos de investigación en Ciencias Sociales. D.F., México: McGraw Hill.

Lamas, M. (2005). Orientación sexual, familia y democracia: una reconstrucción de cómo la igualdad de derechos entre personas con distinta orientación sexual se abrió camino en la Unión Europea. Un acercamiento al debate sobre la adopción de las parejas del mismo sexo [Versión electrónica], Nexos: Sociedad, Ciencia, Literatura, (27), 37-44.

Losada, J. (1995a). La Psicología Humanista hoy. En Casado, E. (Comp.). De la Orientación al Asesoramiento Psicológico: una selección de lecturas. Caracas: Universidad Central de Venezuela.

Losada, J. (1995b). Reflexiones sobre el movimiento humanista. En Casado, E. (Comp.). De la orientación al asesoramiento psicológico: una selección de lecturas. Caracas: Universidad Central de Venezuela.

Martínez, L., Rodríguez, Y., Santiago, H. y Sánchez, R. (2001). Una caracterización de la conducta homosexual: el caso femenino en la ciudad de México. Recuperado el 28 de febrero de 2006, de http://www.psicologiaonline.com/ciopa2001/actividades/39/index.html.

Masters, W., Johnson, V. y Kolodny, R. (1995). La sexualidad humana. Barcelona, España: Grijalbo.

Meccia, E. (2006). La cuestión gay: un estudio sociológico. Buenos Aires, Argentina: Gran Aldea.

Mondimore, F. (1998). Una historia natural de la homosexualidad. Barcelona, España: Paidós.

Morales, J. y Moya, M. (1994). Psicología Social. Madrid, España: McGraw-Hill.

ONUSIDA. (1999). Estrategias y lineamientos para la acción en VIH/SIDA con hsh. Bogotá, Colombia: Autor.

Orellana, D., Meza, P. y Reyes, A. (2001). Actitud hacia la homosexualidad en estudiantes de Iztacala, UNAM. Recuperado el 15 de noviembre de 2006, de http://www.apsique.com/wiki/SociAct_homo.

Ortiz, L. (2005). Influencia de la opresión internalizada sobre la salud mental de bisexuales, lesbianas y homosexuales de la Ciudad de México [Versión electrónica], Salud Mental, 28(4), 49-65.

Papalia, D.; Wendkos, S. (1997). Desarrollo Humano. Con aportaciones para Iberoamérica. Bogotá, Colombia: McGraw-Hill Interamericana.

Parra, Z. (2001). El homosexual y su familia: un estudio de casos. Trabajo de grado de licenciatura no publicado. Universidad Central de Venezuela, Caracas.

Pérez, F. (1999). Homosexualidad, Homosexualismo y Ética Humanista. La Habana, Cuba: Editorial de Ciencias Sociales.

Pérez, J. y Urriola, G. (1985). Actitud del estudiante universitario ante la conducta homosexual. Trabajo de grado de licenciatura no publicado. Universidad Nacional Autónoma de

Rodríguez, A. (1976). Psicología Social. D.F., México: Trillas.

Rodríguez, M., Pellicer, G. y Domínguez, M. (1988). Autoestima: Clave del éxito personal. D.F., México: Manual Moderno.

Rogers, C. (1961). El proceso de convertirse en persona: mi técnica terapéutica. Barcelona, España: Paidós.

Szymanski, D., Cheng, Y. y Balsam, K. (2001). Psychosocial Correlates of Internalized Homophobia in Lesbians [Versión electrónica], Measurement and Evaluation in Counseling and Development, 34, 27-38.

Taylor, C. (1994). La ética de la autenticidad. Barcelona: España: Paidós.

Thiebaut, C. (1998). Vindicación del ciudadano: un sujeto reflexivo en una ciudad compleja. Barcelona: España: Paidós.

Thuillier, P. (1989). La homosexualidad ante la Psiquiatría. Mundo Científico, 9(96), p. 1138- 1145.

Valdés, M., Sapién, J. y Córdoba, D. (2004). Significados de satisfacción sexual en hombres y mujeres de la zona metropolitana [Versión electrónica], Psicología y Ciencia Social, 6(1), 34-48.

Villaseñor, P. y Ponce, J. (2003). Actitudes hacia la sexualidad en adolescentes en situación de calle [Versión electrónica], Archivos Hispanoamericanos de Sexología, 19, 105-119.

Whittaker, J. (1999). La Psicología Social en el Mundo de Hoy. México: Trillas.

 

 

Dirección para correspondencia
Karen Campo Cantore
E-mail: karen_campo@hotmail.com
María Gabriela Rodríguez
E-mail: maga.rodriguez@gmail.com
Lucila Trías
E-mail: triaslpsic@yahoo.com

 

 

ANEXOS

Anexo 1.

Instrumento preliminar utilizado en la prueba piloto Por medio de este cuestionario se pretende que los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela proporcionen su opinión acerca de la conducta homosexual; dicha información se utilizará para la elaboración de una investigación correspondiente a un trabajo de grado para la Escuela de Psicología. Tu participación es de carácter voluntario y las respuestas proporcionadas serán manejadas de forma confidencial.

Por favor rellena el siguiente cuadro con los datos solicitados:

A continuación se te presenta una serie de enunciados a los cuales te invitamos a responder con una X en la opción de tu preferencia de acuerdo a las siguientes alternativas:

a) Totalmente de acuerdo
b) De acuerdo
c) Indeciso
d) En desacuerdo
e) Totalmente en desacuerdo

Por ejemplo, si estás totalmente de acuerdo con la afirmación que sigue, coloca la X en la opción “Totalmente de acuerdo”:

Responde lo más sinceramente posible, sin detenerte mucho tiempo en cada afirmación. Te pedimos por favor no dejar ninguna pregunta sin contestar

Gracias por tu colaboración

 


 

Anexo 2.

Instrumento final utilizado en la muestra definitiva

Por medio de este cuestionario se pretende que los estudiantes de la Universidad Central de Venezuela proporcionen su opinión acerca de la conducta homosexual; dicha información se utilizará para la elaboración de una investigación correspondiente a un trabajo de grado para la Escuela de Psicología. Tu participación es de carácter voluntario y las respuestas proporcionadas serán manejadas de forma confidencial.

Por favor rellena el siguiente cuadro con los datos solicitados:

A continuación se te presenta una serie de enunciados a los cuales te invitamos a responder con una X en la opción de tu preferencia de acuerdo a las siguientes alternativas:

a) Totalmente de acuerdo
b) De acuerdo
c) Indeciso
d) En desacuerdo
e) Totalmente en desacuerdo

Por ejemplo, si estás totalmente de acuerdo con la afirmación que sigue, coloca la X en la opción “Totalmente de acuerdo”:

Responde lo más sinceramente posible, sin detenerte mucho tiempo en cada afirmación. Te pedimos por favor no dejar ninguna pregunta sin contestar

Gracias por tu colaboración

 


 

Anexo 3.