SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.11 número11La evaluación de la creatividadComprensión lectora y procesos psicológicos índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Liberabit

versão impressa ISSN 1729-4827

Liberabit v.11 n.11 Lima  2005

 

ARTÍCULOS

 

Métodos e instrumentos para medir la resiliencia: una alternativa peruana

 

Methods and instruments to measure the resilience: a peruvian alternative

 

 

Ana Cecilia Salgado Lévano*

Universidad de San Martín de Porres
Escuela Profesional de Psicología

 

 


RESUMEN

Dada la relevancia social que tiene la resiliencia en el nuevo milenio, el presente trabajo busca brindar una visión panorámica sobre la medición y evaluación de este constructo.
En tal sentido, los objetivos generales son en primer lugar describir los principales métodos de medición de la resiliencia, en segundo lugar, señalar los principales instrumentos psicológicos que se han desarrollado y en tercer lugar, dar a conocer un instrumento construido en nuestra realidad nacional, acorde a las características psicosociales de nuestra población.

Palabras clave: Resiliencia, Test, Medición, Evaluación, Psicometría.


ABSTRACT

Due to the social relevance that the resilience has in the new millennium, the present work searches to offer to a panoramic vision about the measurement and evaluation of this constructo. In such sense, the general objectives were in the first place to describe the main methods of measurement of the resilience, secondly, to indicate the main psychological instruments that have been developed and thirdly, to introduce a constructed instrument in our national reality, in agreement to the psycho-social characteristics of our population.

Keywords: Classic School, Active School, Behaviorism, Cognitive Psychology, Learning to Learn, Meaningful Learning, Teaching Strategy.


 

 

La resiliencia es una de las variables más estudiadas en la actualidad por las implicancias que tiene para la prevención y la promoción del desarrollo humano. Rutter (1985) tomó este término de la física, denotando la capacidad de un cuerpo de resistir, ser fuerte y no deformarse. Adaptado al ser humano, resiliencia es la capacidad de prevalecer, crecer, ser fuerte y hasta triunfar a pesar de las adversidades. Caracteriza a aquellas personas que, a pesar de nacer y vivir en situaciones de alto riesgo, se desarrollan psicológicamente sanos y exitosos (Citado por Rutter, 1993).

En la actualidad, la deducción más importante que se desprende de las investigaciones sobre resiliencia es la formación de personas socialmente competentes que tengan conciencia de su identidad, que puedan tomar decisiones, establecer metas y creer en un futuro mejor, satisfacer sus necesidades básicas de afecto, relación, respeto, metas, poder y significado, constituyéndose en personas productivas, felices y saludables.

Según el paradigma contemporáneo la activación de la Resiliencia congrega varios saberes en una prospectiva multi/interdisciplinaria: áreas de la salud (Enfermería, odontología, medicina, bacteriología, terapistas ocupacionales, tecnólogos-promotores). Economía: Cuando se plantea como estrategia contra la pobreza y en la búsqueda de mejorar o mantener adecuados niveles de vida. Antropología: Recoge las tradiciones ancestrales de las comunidades latinas y preserva lo autóctono de las costumbres comunitarias, étnicas y regionales. Biología: Propugna por las relaciones ecosistémicas, la armonía entre el hombre y la naturaleza para enfrentar la adversidad. Sociología: Asume las estructuras y funciones sociales, que generan o coadyuvan en las disfunciones. Derecho: Reconoce la legislación que vela por la protección y divulgación de los Derechos Humanos de primer y segundo orden. Trabajo Social: En su vocación tradicional de abordar los sectores más desprotegidos y vulnerables de la sociedad. (Citado por Quintero, 2000).

Sin embargo, es en la Psicología donde más ha sido estudiada la resiliencia, cambiando radicalmente la focalización en conductas de riesgo, desventajas, carencias y déficits, por una óptica de recursos, fortalezas, potencialidades para enfrentar la adversidad y construir a partir de ella una postura positiva frente al dolor y al sufrimiento.

A continuación examinaremos algunos de los métodos que existen para medir la resiliencia.

 

MÉTODOS DE MEDICIÓN

Resulta prioritario identificar las posibles formas de medición y evaluación de este constructo, con la finalidad de medir el impacto y la eficacia de los programas de intervención. En tal sentido, en la actualidad, disponemos de varios métodos para lograrlo. Al respecto Luthar & Cushing (1999) han realizado una descripción de ellos (Citado por Infante, 2002), los mismos que a continuación pasaremos a detallar:

1. Medición de adversidad:

A través de este tipo de medición es posible distinguir tres formas diferentes de medir la adversidad o el riesgo:

a) Medición de riesgo a través de múltiples factores:

Este tipo de medición se caracteriza por medir diferentes factores en un solo instrumento. Generalmente el instrumento es una escala de eventos de vida negativos donde el individuo debe especificar aquellos eventos que han estado presentes, como por ejemplo: Separación de los padres, enfermedad mental de los padres, experiencia de guerra, entre otros.

b) Situaciones de vida específica:

La naturaleza del riesgo está determinada por aquello que la sociedad, los individuos o los investigadores han considerado una situación de vida estresante. Por ejemplo, la experiencia de un desastre natural o la muerte de un familiar. Ambas situaciones han demostrado afectar al individuo haciéndole más vulnerable al estrés, por lo tanto más vulnerable a otros factores de riesgo.

La dificultad de considerar situaciones de vida como eventos estresantes para medir resiliencia, consiste en discriminar aquellos factores que tienen directa relación con el riesgo (factores proximales) versus aquellos factores que pueden estar mediando entre el riesgo y el resultado esperado (factores distales).

c) Constelación de múltiples riesgos:

Refleja las complejidades del mundo real ya que considera la interacción entre los factores provenientes de los niveles: Social, comunitario, familiar e individual simultáneamente y cómo esta interacción influencia el desarrollo humano y la superación de la adversidad. La constelación de múltiples riesgos es un mapeo de las fuentes de adversidad a las cuales se les asigna un puntaje determinado.

2. Medición de adaptación positiva

En este tipo de medición, las estrategias son similares a las utilizadas para medir la adversidad, lo que cambia es la forma en que se operacionaliza el constructo.

a) Adaptación según factores múltiples:

Este método mide la adaptación en base al logro de metas de acuerdo a la etapa del desarrollo de la persona. Se dice que son factores múltiples ya que se les pregunta a los profesores, padres y amigos, además de un test específico para medir la conducta que va a determinar la adaptación positiva. En cada comunidad el foco de lo que se definirá como adaptación positiva varía, pero lo importante es que está relacionado con la definición de riesgo.

b) Ausencia de desajuste:

Este tipo de medición se utiliza en investigaciones de resiliencia en personas con serios riesgos de psicopatología. Los instrumentos utilizados son generalmente cuestionarios clínicos para identificar desórdenes psiquiátricos. Aún cuando generalmente la resiliencia es asociada con la presencia de competencia a pesar de la adversidad, en este caso, el énfasis está en la superación de la adversidad y el no presentar sintomatología.

Esta forma de medición es restringida a aquellos casos de extremo riesgo y generalmente en el área clínica.

c) Constelación de adaptación:

Es otra metodología de medición de la adaptación positiva que está basada en diferentes conductas o tipos de adaptación. Los índices elegidos tienen directa relación con el modelo teórico, que generalmente se basan en teorías del desarrollo. Este método incorpora puntajes de pruebas y escalas, más opiniones de otras personas. Por ejemplo, una adaptación positiva en la escuela se mide en función de la obtención de buenas calificaciones y adecuada disciplina en la clase, además de entrevistas a compañeros y padres.

3. Medición del proceso de resiliencia:

En este caso se refiere a la unión crítica entre adversidad y adaptación positiva. Los dos modelos que intentan evaluar el proceso son:

a) Modelos basados en variables:

Parte de un análisis estadístico que indaga las conexiones entre variables de riesgo o adversidad, resultados esperados y factores protectores que pueden compensar o proteger los efectos de riesgo. Este modelo permite replicar aquellos patrones o interacciones que demostraron ser exitosos en la adaptación resiliente.

b) Modelo basado en individuos:

Esta forma de medición compara individuos a lo largo del tiempo. Se pregunta que diferencia a niños resilientes de niños no resilientes a lo largo de su vida o en alguna área en particular. Este enfoque pretende capturar interacciones entre factores que ocurren en forma natural y plantear hipótesis respecto a qué fue lo que causó la diferencia en el resultado de la adaptación.

Después de haber examinado los diferentes métodos para medir la resiliencia, es necesario que revisemos algunos de los instrumentos disponibles que existen en la comunidad científica.

 

INSTRUMENTOS PSICOLÓGICOS

Entre algunos de los instrumentos que han sido elaborados para medir la resiliencia, podemos citar los siguientes:

• El Search Instituto -1989- (Citado por Del Aguila, 2003) construyó un Cuestionario de Perfil de vida del estudiante a través de las actitudes comportamentales. Consta de 156 ítems que miden:

• 8 principales características (habilidades del desarrollo): Apoyo, fortalecimiento, límites y expectativas, uso constructivo del tiempo, compromiso con el aprendizaje, valores positivos, capacidad social e identidad positiva.

• 8 indicadores para continuar siendo exitoso: Exito en la escuela, ayuda a otros, respeto a la diversidad, mantener buena salud, liderazgo, resistir el daño, sobreponerse a la adversidad y mantener las gratificaciones.

• 5 déficits en el desarrollo: Estar solo en casa, sobre-exposición a la televisión, abuso físico, ser víctima de violencia y fiestas con consumo alto de alcohol.

• 24 conductas de riesgo, tales como uso de químicos, conductas antisociales e involucramiento sexual.

El tiempo que se requiere para desarrollar el cuestionario es de 50 minutos aproximadamente.

• Jew -1992- (Citado por Bennett et al., 1998) construyó la Escala de Resiliencia para determinar el nivel de un individuo en tres facetas de la resiliencia:

• Optimismo

• Adquisición de la habilidad y

• Riesgo tomado

Bennett et al. (1998) llevaron a cabo un análisis factorial confirmatorio de esta Escala. Los análisis factoriales exploratorios separados con tres grupos diversos condujeron a la definición de las subescalas que tenían algunas semejanzas. Ítems comparados con tres variaciones de la Escala se intentaron usar para tres grupos de edades (Adultos, niños de 9no. grado, y niños de 7mo. a 12vo. grado). En dicho estudio se reportaron los resultados de la tentativa de explorar la estabilidad de la estructura de la resiliencia a través de categorías de edad, así como a través de género. Se encontró que un modelo de 17 ítems y 3 factores era al menos parcialmente invariable entre los datos de 9no. grado y los de 7mo. a 12vo.grado. Además, los análisis sugirieron que la estructura de la Escala de Resiliencia era drásticamente diferente para las mujeres con respecto a los varones que respondieron.

• Wagnild & Young (1993) construyeron la Escala de Resiliencia (ER) con el propósito de identificar el grado de resiliencia individual, considerado como una característica de personalidad positiva que permite la adaptación del individuo. Fue desarrollado en una muestra de 810 adultos del género femenino residentes de comunidades, aunque como lo señalan los autores también puede ser utilizado con la población masculina y con un amplio alcance de edades.

La Escala consta de 25 reactivos, respecto de los cuales los encuestados deben indicar el grado de aprobación o desaprobación. Está conformada por dos factores, cada uno de los cuales refleja la definición teórica de resiliencia.

• Factor I:

Se le denominó "Competencia Personal" e indica auto-confianza, independencia, decisión, invencibilidad, poderío, ingenio, y perseverancia. Comprende 17 ítems.

• Factor II:

Se le llamó "Aceptación de Uno Mismo y de la Vida" y representa adaptabilidad, balance, flexibilidad y una perspectiva de vida estable. Estos ítems reflejan aceptación por la vida y un sentimiento de paz a pesar de la adversidad. Comprende 8 ítems.

Estos dos factores toman en consideración las siguientes características de resiliencia:

- Ecuanimidad:

Considerada como la perspectiva balanceada de su propia vida y experiencias; connota la habilidad de considerar un amplio campo de experiencia y "esperar tranquilo' y, tomar las cosas como vengan; por ende se moderan las respuestas extremas ante la adversidad.

- Perseverancia:

Está referida al acto de persistencia a pesar de la adversidad o desaliento; la perseverancia connota un fuerte deseo de continuar luchando para construir la vida de uno mismo, permanecer involucrado y de practicar la autodisciplina.

- Confianza en sí mismo:

Es la creencia en uno mismo y en sus propias capacidades; también es considerada como la habilidad de depender de uno mismo y reconocer sus propias fuerzas y limitaciones.

- Satisfacción personal:

Está referida al comprender que la vida tiene un significado y evaluar las propias contribuciones.

- Sentirse bien solo:

Referida a la comprensión de que la senda de vida de cada persona es única mientras que se comparten algunas experiencias; quedan otras que deben enfrentarse solo, el sentirse bien solo nos da un sentido de libertad y un significado de ser únicos.

Todos los ítems se basan en una escala de 7 puntos; a partir del 1 "Estar en desacuerdo', hasta el 7 "Estar de acuerdo'. Todos los ítems están escritos en forma positiva y reflejan con exactitud las declaraciones hechas por los participantes. Los posibles resultados varían desde 25 hasta 175 en donde a mayor puntaje, se considera que existe mayor resiliencia (Citado por Del Aguila, 2003).

• Grotberg (1995) desarrollo dos medidas de resiliencia en niños. La primera muestra las viñetas que representan para los niños situaciones difíciles y la segunda es una Lista de Chequeo para adultos. Dos estudios examinaron la validez de estos métodos para evaluar la resiliencia en niños. El primer estudio se centró en la validez de las viñetas y las mediciones usadas de soporte social y la vinculación parental como predictores. 68 estudiantes (promedio 12 años) respondieron a las viñetas describiendo adversidades y completando cuestionarios sobre vinculación parental y fuentes de apoyo social. Sus profesores respondieron la Lista de chequeo de resiliencia. Los resultados indicaron que el predictor más importante de resiliencia fue el apoyo de fuentes informales. El segundo estudio examinó la estructura del factor de resiliencia en la Lista de chequeo. Los profesores completaron la Lista de chequeo de 40 estudiantes (promedio 13 años) y evaluaron sus competencias escolares. Los estudiantes respondieron a las viñetas de medida y al Cuestionario de evaluación de sus habilidades sociales e identificaron los apoyos sociales. Cuatro factores fueron identificados para la Lista de Chequeo de resiliencia: (1) "Yo puedo": Resiliencia social/interpersonal, para enfrentarse a ambientes escolares

(2) "Ambiente facilitativo": Resiliencia interna surgida en apoyos familiares

(3) "Yo soy": Resiliencia interna, surgida en apoyos no familiares

(4) "Yo tengo": Habilidades sociales

Los resultados de los dos estudios indicaron que las dosmediciones de resiliencia en niños se relacionan significativamente con los predictores independientes de la resiliencia (Citado por Hiew, 1998).

• Perry & Bard (2001) construyeron una Escala a la cual llamaron Evaluación de Resiliencia para estudiantes excepcionales (RAES).

Al realizar la validez de constructo, los análisis factoriales identificaron 3 dominios de la resiliencia con 11 factores separados que implicaban 54 ítems para los estudiantes urbanos excepcionales basados en 613 evaluaciones de padres de una muestra inicial de 94 ítems para hacer una adaptación experimental en las escalas de discapacidad.

Los factores fueron rotulados: Conocimiento de Excepcionalidad, planeamiento ante necesidades; y pensamiento alternativo para la solución de problemas excepcionales.

Para el comportamiento dominante de la resiliencia, cuatro factores fueron identificados y rotulados:

(1) Modelado/activo

(2) Autoeficacia/Locus de control

(3) Relaciones positivas entre pares

(4) Relaciones positivas adultas

Un soporte social dominante incluyó cuatro factores rotulados: Madre/ profesor, familia nuclear, familia extendida, y comunidad. Los resultados han sido relevantes para ser aplicados en evaluaciones, tratamientos e investigaciones.

• Baruth & Caroll (2002) condujeron un estudio sobre una evaluación formal de la resiliencia a través del Inventario de Factores Protectores de Baruth (BPFI). De acuerdo a los autores los conceptos de resiliencia se han discutido extensamente. Sin embargo, existe una carencia de accesibilidad a inventarios psicológicos formales capaces de valorar la resiliencia. Este Inventario fue desarrollado para identificar la presencia de la resiliencia en individuos. Los autores discuten este desarrollo con el objeto de valorar formalmente las incidencias de cuatro factores protectores primarios:

• Personalidad Adaptable

• Ambiente de apoyo

• Estresores menores

• Compensación de Experiencias

• Oshio et al. (2002) desarrollaron y validaron una Escala de Resiliencia Adolescente. 207 estudiantes de Pre grado (promedio 20,2 años) respondieron a la Escala de Resiliencia Adolescente, a una Escala de Autoestima y sus experiencias pasadas de acontecimientos negativos de vida.

Un análisis del factor de la Escala de Resiliencia

Adolescente reveló 3 factores significativos que fueron rotulados:

• Búsqueda de Novedad

• Regulación Emocional

• Orientación Futura Positiva

El puntaje total y 3 subescalas de la Escala de Resiliencia Adolescente mostraron la correlación significativa y positiva con la Escala de Autoestima y correlación no significativa con experiencias de acontecimientos negativos de vida. Un análisis de varianza reveló que las personas con autoestima alta obtuvieron puntajes más altos en la Escala de Resiliencia que personas con autoestima baja cuando han tenido muchas experiencias de estrés. Los resultados de este análisis mostraron una alta validez de constructo.

• Ewart et al. (2002) condujeron una investigación sobre la medición del estrés resiliente a través de una Entrevista Social de Competencia (SCI). Los autores desarrollaron una entrevista breve para medir las capacidades del estrés resiliente, lo cual fue probado en 4 muestras de adolescentes africanos- americanos y blancos en vecindarios con bajos ingresos de dos ciudades grandes de los Estados Unidos.

El SCI es un estresor social de 10 minutos que evalúa las respuestas fisiológicas y socio-emocionales de un problema de la vida diaria. Un nuevo sistema conductual de codificación que utiliza cintas de audio, permite la evaluación segura y válida de los componentes de la competencia social:

• Habilidades interpersonales (Expresividad, empatía)

• Metas orientadas al enfrentamiento (Autodefensa, aceptación social, competencia, estímulo-placer, aprobación, automejora)

• Impacto social (Afiliación alta vs. baja)

La expresividad alta del SCI y la autodefensa crean un impacto social crítico-agresivo, que tiene correlación con la hostilidad y la cólera incrementadas.

A continuación, pasaremos a describir un instrumento que ha sido diseñado, construido y validado en nuestra realidad nacional.

 

UNA ALTERNATIVA PERUANA DE MEDICION DE LA RESILIENCIA

En nuestro país, Salgado en el 2004 construyó un instrumento al cual llamo "Inventario de Factores Personales de Resiliencia" con el objetivo de evaluar como su nombre lo indica los factores personales de esta variable: Autoestima, Empatía, Autonomía, Humor y Creatividad, en niños de 7 a 12 años (Citado por Salgado, 2005).

Se consideraron dichos factores, ya que a juicio de diversos investigadores, son los factores protectores más importantes que se deben de tener en cuenta en todo proceso de evaluación y/o intervención. Por ejemplo, los nexos entre autoestima y resiliencia son mencionados por Soebstad (1995), Rutter (1985) y Vanistendael (1995). Así mismo Rutter (1985) plantea que la autonomía está asociada a la resiliencia.

Mientras que Soebstad (1995) y Vanistendael (1995) señalan la importancia del sentido del humor, en el desarrollo de dicha variable (Citado por Panez, 2002).

Por otro lado,Wolin &Wolin (1993) consideran como características personales de quienes poseen resiliencia, el humor y la creatividad (Citado por Borda, 2001). Y Fonagy et al. (1994) señalan entre otros factores la autonomía, la empatía y el sentido del humor positivo (Citado por Kotliarenco et al., 1997).

La estructura del Inventario comprende 48 ítems, redactados tanto en forma positiva como negativa, cuya modalidad de respuesta es de elección forzada (Si - No), pudiendo efectuarse la aplicación tanto a nivel individual como colectiva. Seguidamente se puede observar la tabla resumen que comprende los factores y los respectivos ítems que los miden.

 

 

ESTABLECIMIENTO DE LA VALIDEZ DE CONTENIDO

Se estableció a través del criterio de 10 jueces expertos que contaban con el grado de maestro y/o doctor con reconocida trayectoria y experiencia en el campo profesional, para lo cual se utilizó el Coeficiente V.

De Aiken (Ezcurra, 1988). A continuación se presentan los resultados obtenidos, en primer lugar en cada uno de los factores personales y luego a nivel general.

Factor de Autoestima:

Se obtuvo que de los 10 ítems que conforman este factor, 8 de ellos alcanzaron una V de 1,00, mientras que 2 ítems alcanzaron una V. de 0,90, hallándose una V. total de 0,98.

Factor de Empatía:

De los 10 ítems que conforman este factor, 9 de ellos alcanzaron una V de 1,00 y 1 ítem obtuvo una V. de 0,90, encontrándose una V. total de 0,99.

Factor de Autonomía:

Se halló que de los 10 ítems que conforman este factor, 4 alcanzaron una V de 1,00, 5 ítems obtuvieron una V. de 0,90, mientras que 1 ítem logró una V. de 0,80, encontrándose una V. total de 0,93.

Factor de Humor:

Se encontró que de los 10 ítems que conforman este factor, 8 alcanzaron una V de 1,00, 1 ítem obtuvó una V. de 0,90 y 1 ítem logró una V. de 0,80, encontrándose una V. total de 0,97.

Factor de Creatividad:

Podemos observar que de los 8 ítems que conforman este factor, la mitad de ellos obtuvo una V de 1,00, 3 ítems alcanzaron una V. de 0,90 y 1 ítem logró una V. de 0,80, encontrándose una V. total de 0,94.

En resumen, se puede señalar que la validez obtenida en cada uno de los factores es alta, por lo que se puede inferir que mide realmente lo que pretende medir, es decir, mide con precisión los Factores Personales de la Resiliencia.

A continuación, se muestra una tabla resumen de la validez de contenido del instrumento.

 

 

Por otro lado, tal y como se puede visualizar en la tabla 3, se establecieron las siguientes categorías interpretativas para cada uno de los factores personales.

 

 

Y por último, a continuación se presenta en la tabla 4, la clasificación del puntaje compuesto total de la Resiliencia, a través de 5 tipos de puntajes normativos.

 

 

COMENTARIO FINAL

En la actualidad, el estudio de la resiliencia ha cambiado el modo de concebir el desarrollo humano, se han dejado atrás las creencias y prejuicios que consideraban que las personas que crecían en condiciones altamente desventajosas estaban condenadas al fracaso, la exclusión social, la desventura y el infortunio. Ya que contra todo pronóstico y toda capacidad predictiva, las investigaciones han encontradoclaros indicios basados en evidencias empíricas obtenidas de estudios altamente controlados que ello no es así, y que pese a todo, el género humano es capaz de sobreponerse y enfrentar la adversidad de modo constructivo, hasta convertirse en personas saludables y felices.

En tal sentido, el estudio de la resiliencia es trascendental hoy en día por las implicancias que tiene tanto a nivel personal como social, por lo que urge concentrar esfuerzos en construir instrumentos que sean capaces de medir y evaluar este constructo con precisión, ya que sólo así podremos ser capaces por un lado, de identificar las características y atributos resilientes de las personas y por otro lado, de evaluar la eficacia y efectividad de los programas de intervención y el impacto que tienen en la población.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

BARUTH, K. & CAROLL, J. (2002). A formal assessment of resilience: The Baruth Protective Factors Inventory. Journal of Individual Psychology. Fal. Vol. 58(3): 235-244.

BENNETT, E.; NOVOTNY, J.; GREEN, K. & KLUEVER, R. (1998). Confirmatory Factor Analysis of the Resiliency Scale. Paper presented at the Annual Meeting of the American Educational Research Association (San Diego, CA, April 13-17).

BORDA, M. (2001). Resiliencia. Competencia para enfrentar la adversidad. Recuperado el 20 de Noviembre del 2003 de, file://A:art10.htm.

DEL AGUILA, M. (2003). Niveles de resiliencia en adolescentes según género y nivel socioeconómico. Tesis de Maestría no publicada, Universidad Femenina del Sagrado Corazón, Lima, Perú.

EWART, C.; JORGENSEN, R.; SUCHDAY, S.; CHEN, E. & MATTHEWS, K. (2002). Measuring stress resilience and coping in vulnerable youth: The social competence interview. Psychological Assessment. Sep. Vol. 14(3): 339-352.

EZCURRA, L. (1988). Cuantificación de la Validez de Contenido por Criterio de Jueces. En: Revista de Psicología. Vol. VI. No.1-2: 103-111.

HIEW, C. (1998). Resilience: Development and Measurement. Paper presented at the Graduate Department of Learning and Curriculum Development, Faculty of Education, Hiroshima University (Hiroshima, Japan, July 24).

INFANTE, F. (2002). La resiliencia como proceso: una revisión de la literatura reciente. En: Melillo, A. & Suárez, N. (Comp.) Resiliencia Descubriendo las propias fortalezas. Buenos Aires, Argentina: Paidos.

KOTLIARENCO, M.; CÁCERES, I. & FONTECILLA, M. (1997). Estado del Arte en Resiliencia.Washington, D.C., Estados Unidos: Oficina Panamericana de la Salud.

OSHIO, A.; NAKAYA, M.; KANEKO, H. & NAGAMINE, S. (2002). Development and validation of an adolescent resilience scale. Japanese Journal of Counseling Science. Feb. Vol. 35(1): 57-65.

PANEZ, R. (2002). Bases Teóricas del Modelo Peruano de Promoción de Resiliencia. En: Por los Caminos de la Resiliencia. Lima, Perú: Panez & Silva Consultores.

PERRY, J. & BARD, E. (2001). Construct Validity of the Resilience Assessment of Exceptional Students (RAES). Paper presented at the Annual Meeting of the National Association of School Psychologists (Washington, DC, April 17-21.

QUINTERO, A. (2000). La resiliencia: un reto para trabajo social. Desde el fondo. Cuadernillo TemáticoNo. 21. Recuperado el 15 de julio del 2005 de http://www.margen.org/desdeelfondo/num21/ resi.html

RUTTER, M. (1985). Resilience in the face of adversity: Protective factors and resistance to psychiatric disorders. En: British Journal of Psychiatric, No.147, pp. 598 - 611.

RUTTER, M. (1993). Resilience: Some conceptual considerations. Journal of Adolescent Health, Vol.14, N.8, pp. 626-631.

SALGADO, A.C. (2005). Inventario de Resiliencia para Niños: Fundamentación teórica y construcción. Cuaderno de Investigación No.8. Instituto de Investigación. Escuela Profesional de Psicología. Lima, Perú: Universidad de San Martín de Porres.

 

 

Recibido: 29 de agosto 2005
Revisado: 6 de setiembre 2005
Aceptado: 18 de octubre 2005

 

 

* Correo electrónico: asalgado@psicologia.usmp.edu.pe