SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
 número15El desarrollo del pensamiento lateral en las organizacionesLa Psicología Laboral y de las Organizaciones: nna mirada desde los 90´ en Cuba índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Psicologia para América Latina

versão On-line ISSN 1870-350X

Psicol. Am. Lat.  n.15 México dez. 2008

 

 

Psicoanálisis en la sociedad actual. Violencias y abusos laborales

 

Elina Aguiar

U N de Mar del Plata Instituto de Configuraciones Vinculares de la AAPPG (Argentina)

 

 


RESUMEN

Se trata la convivencia con amenazas de exclusión, precarización, desocupación. Sus efectos son las nuevas formas de sufrimiento laboral. Síntomas nuevos; silencio naturalización, sobreocupación.
Violencia social, y estado de amenaza Población en riesgo por  traumatismo acumulativo que genera angustia traumática: por efecto del terror, desamparo. “Homo- sacer”. Trauma de origen social: Tolerancia social .Banalización de la injusticia social . Suspensión del pensamiento.  Invisibilización. Violencias simbólicas Encadenamientos deshumanizantes. Normopatías defensivas : Procesos: de  des- responsabilización y  naturalización. Resignación y cercenamiento de su propio deseo. Sobreadaptación por terror a exclusión . Lógica de la irradiación
Estrategias defensivascontra el sufrimiento en el trabajo.Embotamiento: ni se niega ni se reprime, se desmiente. Utilización de la ambigüedad para protegerse:
Estupor, anestesia afectiva  y aislamiento frente a violencia social.  Remiten a un impensado colectivo bajo efectos del control social. En común la formación de una denegación de la percepción. Denegación de la realidad del trabajo: denegación de justicia, denegación de realidad denegación de pretensión de salud laboral
Demolición Psíquica. Paradigma de la alteración de la  percepción bajo la lógica del terror. Proceso: cercenamiento de  valores; desorganización.Mimetización síntomas psicosomáticos . Violencia simbólica. Creencia en el Otro que aterroriza.
Trastornos psicopatológicos por ausencia de solidaridad y transformación del sentido de justicia. Patología de la soledad, de la desolación. Consecuencias en  la vida familiar. Violencias sobre la cotidianeidad, Acuerdos inconcientes familiares y conyugales. Sobreocupación, sobrecarga laboral y sus efectos. Exceso de trabajo; una eficacia en el hacer.   Compromete la subjetividad del trabajador y de sus vínculos
Alteración e inversión de las lógicas familiares y laborales.La sobrecarga  pone en peligro las condiciones necesarias para el desarrollo de la fantasía, de la afectividad de la vida de relación. Adaptación acrítica con un borramiento de los mecanismos de defensa ante los mandatos laborales.
Posibilidades de recuperarse como sujeto trabajador: herramientas desde la clínica del psicoanálisis.  Desnaturalización de las condiciones del trabajar. Pacto entre hermanos. Pasa de la lógica del terror a lógica de solidaridad . Importancia del  testimoniar.Recuperación del propio deseo, singular y social., Trabajo psíquico ( Arbeit. Freud. ) elaboración. Conocimiento sobre propio funcionamiento. Conciencia crítica. Salud laboral.Proceso de readecuación de la relación laboral con el trabajo. Elaboración del sufrimiento laboral y sus consecuencias.
Operar como una reapropiación de su trabajo y de sus vínculos..Opción de elegir De espectadores y reproductores en actores transformadores .
Salud laboral. Construcción con otros.  Prácticas sociales instituyentes. Tramitación organizada y social .Promotor de salud: se requiere: trabajo psíquico  enriquecedor, posibilidad de transformar la realidad,  y condiciones materiales y ambientales  adecuadas. Crisis condición positiva replanteo salud laboral.


RESUMO

Coexistências com ameaças exclusão precarización desemprego Efeitos, formas novas de trabalho sofrer, sintomas novos: Eu silencio, sobreocupación, naturalização.
Violência social e estado de ameaça - população em risco para traumatismo acumulativo. gera angústia traumática: para efeito do terror, abandono. "Homo - sacer." Trauma de origem social: - Tolerância social Banalización da injustiça Suspensão social do pensamento. Violências de Invisibilización que desumanizam Acoplamentos simbólicos Normopatías defensivo: Processos: de você dê - responsabilización e naturalização.
Resignação e economia do próprio desejo deles/delas. Sobreadaptación para terror para exclusão Lógica da irradiação Estratégias defensivas contra o sofrimento no trabalho Embotamiento: nem ele/ela nem recusa é reprimido, é negado. Uso da ambigüidade ser protegido: Estupor, anestesia afetivo e isolamento em frente a violência social. Eles remetem a uns efeitos de baixa de comunidade inesperados do controle social. Em comum a formação de uma negação da percepção. Negação da realidade.
Demolição paradigma Psíquico da alteração da percepção debaixo da lógica do Processo de terror: economia de valores; desorganização. Mimetización sintomas psicossomáticos. Violência Convicção simbólica no Outro que terrifica. Psicopatológicos de deficiências orgânicas para ausência de solidariedade e transformação do senso de justiça. Patologia da solidão, das Conseqüências de desolação na vida Violências familiares nos Acordos de cotidianidade inconcientes familiar, de casal.
Sobreocupación, sobrecarrega trabalho e seus efeitos trabalham Excesso; uma efetividade fazendo. Comete a subjetividade do trabalhador e da Alteração de laços deles/delas e investimento da família e lógicas de trabalho A sobrecarga põe em perigo as condições necessárias para o desenvolvimento da fantasia, da afetividade da vida de relação. acrítica de adaptação com um borramiento dos mecanismos de defesa antes dos comandos de trabalho.
Possibilidades para recuperar gostam de companheiro trabalhador: Ferramentas da clínica da psicanálise Desnaturalización das condições de Pacto trabalhando entre irmãos. Passa da lógica do terror para lógica de Importância de solidariedade de testemunhar Recuperação do próprio desejo, singular e social. Eu trabalho psíquico (Arbeit. Freud. ) elaboração. Conhecimento em própria operação. Crítico faz atento.
Processo de trabalho de saúde de readecuación da relação de trabalho com o trabalho. Elaboração do sofrimento de trabalho e as conseqüências deles/delas. Operar como um reapropiación do trabalho deles/delas e dos laços deles/delas. Opção de escolher De espectadores e reprodutores em transformadores de atores. Construção de trabalho de saúde com outros. Instituyentes prático social. Procedimento organizou e Promotor social de saúde: - se requer: Eu trabalho enriquecendo psíquico, possibilidade para transformar a realidade, e condiciona materiais e Crise ambiental apropriada condição positiva redeclare saúde de trabalho


 

 

El trabajador y su malestar en la sociedad actual.  ¿Cuándo hay malestar? ¿Al no poder, o no saber pensar lo impensado, lo que nos perturba, lo que nos va anestesiando: las situaciones por las que estamos atravesados cuando estamos trabajando? ¿O acaso declaramos como ajeno, por fuera de nuetro trabajo como psicólogos a todo aquello que  sentimos que proviene del “afuera”  y nos  trastoca?

Les propongo reflexionar sobre lo que muchas veces dejamos de lado.  Abordaré las situaciones laborales, las condiciones del trabajar. . Las amenazas de exclusión, de desocupación, de precarización quetambién se ciernen sobre nosotros. ¿Cómo operar sobre la propia subjetividad? Estas amenazas conviven con nosotros. Nuestro narcisismo, nuestras complejidades están en juego. ¿Convivimos con la humillación y la vergüenza al vernos sometidos a situaciones laborales que no aceptamos?

 

1. violencias  y abusos laborales

Abordaré las  violencias  y abusos laborales, en  las condiciones del trabajar por las que estamos hoy atravesados. Las amenazas de exclusión, de desocupación, de precarización se ciernen sobre los que trabajan y los que no trabajan.

¿Se convive con la humillación y la vergüenza al verse sometido a situaciones laborales que no se aceptan? ¿Por qué procesos las personas desmienten esta connivencia?

El sufrimiento que genera la violencia laboral no es nuevo, pero nos vemos ante síntomas nuevos , nuevas formas de sufrimiento laboral (Déjours 1992). En las condiciones de trabajo generadas por el neo liberalismo, quienes las padecen las más de las veces las sufren, las aceptan, se resignan en silencio por impotencia.  Lo nuevo no es la explotación, sino que esto sea considerado como normal y que por lo tanto se piense que ante esto nada se puede hacer. Situación que vulnera el concepto mismo de salud laboral.

 

2. La desocupación y la amenaza constante de perder el trabajo

La desocupación y la amenaza constante de perder el trabajo son violencias que se ejercen contra los sujetos y que producen una angustia que conceptualizo como traumática.  Y configurando una población en riesgo por traumatismo acumulativo

La amenaza de perder el trabajo encuentra relación con lo que en 1893 decía Freud con respecto a las experiencias traumáticas: “lo que es eficaz para el síntoma es el efecto de terror”. Esto es lo que hace de un acontecimiento un trauma. (Freud 1921)

La primera forma de angustia traumática es asociada a  inermidad y desamparo; la desocupación y la flexibilidad laboral exponen a las personas y las dejan indefensas ante el deseo de muerte de otro que las considera “masa sobrante” y las excluye del sistema laboral en aras de un supuesto  bien superior.

¿Cómo tolerar lo intolerable? ¿Cómo explicar la tolerancia social” ante la precarización laboral, las violencias sociales, las impunidades con las que se  convive cotidianamente? Como dice H. Arendt, nadie se enfurece ante situaciones que piensa que no puede cambiar.

En la banalización de la injusticia y la violencia social  no se reacciona, aparece una anestesia progresiva. Ya no pensamos como nosotros mismos, pensamos como otros quieren que pensemos, suspendemos nuestro  pensar; nos alienamos. Como señala H. Arendt “la maldad puede ser causada por la ausencia de pensamiento”.   (Arendt H. 1993)

La banalización del mal pasa por varias vertientes y cada una de ellas es fruto de construcciones humanas.

Son encadenamientos deshumanizantes que implican distintos grados de responsabilidades. Ante la banalización de la injusticia social poder ir acrecentando el conocimiento sobre su funcionamiento opera como factor de elaboración.

Pensar que la violencia laboral es debida a la globalización de las actuales condiciones de trabajo, es una manera de adherirse a cualquier causa, economicista , esta u otra, no solo por efectos de una simple resignación o por la impotencia frente a un proceso que pareciera  superar a las personas, sino que formaría parte de lo que C. Déjours llama “normopatías defensivas” (1992): como defensa contra la conciencia dolorosa de la propia complicidad , colaboración y responsabilidad en el desarrollo del malestar social actual. ¿Complicidad por terror?   Este proceso de acostumbramiento y des-responsabilización se va a volver invisible y se naturalizará.

 

3. De a poco se puede instalar una resignación y cercenamiento del propio deseo.  

En las situaciones de violencia laboral el sujeto se encuentra expuesto a sucumbir como sujeto, como pensante y deseante.  El trabajador padece la violencia social  - En  la  violencia: hay un deseo de muerte real o simbólica hacia un otro.   La víctima al resignarse cercena lo más valioso de sí, el propio deseo. ¿Cuánto del terror en los sistemas de exterminio del pasado está presente hoy por esta sobreadaptación debida al terror a la exclusión? (quiero trabajar, no importa en lo que sea.)

Como decía el torturador en el “Sr. Galíndez” de E. Pavlovsky “por cada uno que tocamos mil paralizados de miedo, nosotros actuamos por irradiación”. Y por cada desocupado, por cada trabajador precarizado ¿cuántos por aterrorizar, según esta lógica?  La lógica actúa por irradiación.

En las situaciones de sufrimiento laboral  la víctima  tiende a  recortar lo que lo hace sufrir, lo que hace peligrar el pertenecer se adapta a cualquier cosa.

Freud señalaba en Malestar en la cultura (1930) que ante la violencia de humanos contra humanos, los sujetos pueden presentar “estupor inicial, paulatino embotamiento, anestesia afectiva , anulación de la sensibilidad frente a estímulos desagradables, abandono de toda expectativa, aislamiento de los demás, individualismo.). (Freud S. 1930)   En el embotamiento ni se niega, ni se reprime,  se desmiente.

Cabe destacar que estas defensas, estrategias, contra el sufrimiento en el trabajo tienen que ver con un “impensado colectivo” (C. Dejours 2000). Bajo efectos del control social estas defensas atacan la capacidad de pensar, actuar y juegan además un papel conservador de resistencia al cambio.   Es una anestesia en detrimento de su propio funcionamiento psíquico y social.

Señala Amati que en esas situaciones sociales traumatizantes, el yo utiliza la ambigüedad para protegerse. En la violencia social la instalación en la ambigüedad funciona como un mecanismo de defensa mayor y al mismo tiempo como un mecanismo de adaptación (Amati Sas S. 2005).

Estas defensas  tienen en común  la formación de una denegación de la percepción de la realidad en lo que hace sufrir a las personas en el espacio laboral que Déjours denominó “denegación de la realidad del trabajo”  “Denegación de justicia, denegación de la realidad y renegación de la pretensión de salud laboral ”   Estas estrategias de defensa contra el sufrimiento son un eslabón intermediario decisivo del consentimiento a la injusticia y la banalización de la injusticia social.

 

4.  El paradigma de la alteración de la percepción, es la demolición psíquica.

Maren y Marcelo Viñar analizan las situaciones de demolición psíquica en las situaciones de tortura (Viñar M. y M. 1993) que “del mismo modo que las situaciones extremas de la patología, ilustran por amplificación un tipo de problemas que, en situación menos anormal, podrá ser menos fácil de percibir. Al hablar de la demolición, se pueden poner en evidencia problemas esenciales que tienen que ver con la convergencia de la clínica con lo social. El proceso donde primero se van cercenando los valores y las convicciones del torturado, luego se desorganiza, se altera la idea que tiene de si mismo y puede ir adaptando mimetizándose con los valores del victimario. Ya no se cuestiona ni cuestiona con tal de seguir viviendo.” M. y M Viñar. 1993, en nuestro enfoque con tal de no correr el riesgo de quedar excluido.  Al estar mimetizado impera la lógica del terror,  paulatinamente  se puede ir dejando de lado las propias percepciones y se desplazan a sintomatología psicosomática  “La destrucción, la degradación del cuerpo, funciona como preparatoria y desencadenante de la quiebra y claudicación a nivel psíquico”. (Viñar M. y M. 1993).

La Violencia simbólica está en la base de los procesos de demolición psíquica.

La violencia simbólica es una violencia verbal, que ejercida desde el poder tiende a producir un modo de percibir al mundo de acuerdo a los intereses de ese poder, o sea que tiende a cambiar las categorías de percepción de la gente (por ejemplo decir poblaciones marginales, flexibilización laboral, retiro voluntario, etc.) haciendo del sentido del poder nuestro sentido común.  (Bourdieu P. 1971).  Lo que llamamos contexto es texto. Si bien nuestra percepción del mundo es siempre una adecuación o un recorte, la violencia simbólica nos hace recortar y adecuarnos a los mandatos del poder. Nosotros en las situaciones de sufrimiento social, recortamos y sin desearlo recortamos lo que nos hace sufrir, lo que nos hace peligrar nuestro pertenecer (Amati Sas S. 2007). Y llegamos a adaptarnos a cualquier cosa, con tal de no cuestionarnos nuestra forma de pertenecer al mundo laboral.

Bajo la violencia social surge el terror de creerle al Otro que aterroriza. “si le creemos lo creamos al poder todopoderoso” (García Reinoso G. 2003). Y es  en ese momento en el que nos volvemos cómplices, indiferentes.

El maltrato laboral y el acoso moral en el trabajo desencadenan trastornos psicopatológicos en las víctimas no solo por  los ataques efectuados  sino por la pasividad y la ausencia de solidaridad de parte de los colegas de la víctima y por la transformación del sentido de justicia en el espacio laboral.  Es lo que C. Déjours denominó como “patología de la soledad”,  patología de la “desolación” (H. Arendt).  El agravamiento de las consecuencias psicopatológicas estaría ligado según C Déjours a la desestructuración de las  estrategias colectivas de defensa contra la injusticia y el sufrimiento infligidos a un colega. Esta desestructuración no es el resultado de un proceso de resignación o pasividad sino de una  transformación en profundidad de las formas de dominación social en el mundo del trabajo bajo el terror a la exclusión social en tiempos de precarización laboral

Cuando la relación subjetiva con el trabajo se degrada el sufrimiento tiene consecuencias en la vida familiar y en sus relaciones sociales, como señalamos con M. Vinitsky (2008) se pasa  “de la vulnerabilidad laboral a la labilidad vincular”.

El desamparo que nos produce a todos la inestabilidad socioeconómica actual y la amenaza de la reiteración de eventuales crisis hace que todos estemos sin saberlo bajo una situación de amenaza común .

Cuando se configura una vivencia de vulnerabilidad social, las parejas y las familias tienden a reproducir en su seno las violencias del contexto social.  Imperan los  mandatos sociales,  el no cuestionamiento en el seno de la pareja de los estereotipos de género.

 

Alteraciones vinculares patógenas

La exigencia y los reproches se hacen presentes en las personas desocupadas, por ejemplo, que exigen y reprochan a sus parejas y/o a sus familias que revaloricen su autoestima (“Mostráme que valgo”, “¿Soy algo para vos si no tengo trabajo?”). Resarcir al otro de su no lugar es una pretensión depositada en los vínculos de pareja y familia imposible de cumplir, con el consiguiente circuito de “frustración, acusaciones, violencia”.   Al ser despojado de su lugar laboral, la persona puede aferrarse a la pareja, a la familia, demandándole sostén, seguridad, reconocimiento y valoración dado que la pareja y la familia son un lugar de pertenencia, reconocimiento y continencia. Al conformar una pareja ambos miembros “contratan” a un reconocedor permanente, pero es obvio que en estas situaciones no puede contener aquello imposible de ser contenido.

En el vínculo de pareja se puede hacer entonces una regresión al estado de reproche de la pareja , estado esperable luego del enamoramiento, pero que aquí se enquista (al no obedecer el otro integrante de la pareja a lo esperado socialmente de él).

Quizá sean parejas que antes de la situación de desocupación o subocupación eran aparentemente críticos cuestionadores de los estereotipos de género, pero al ser conmocionados por la violencia social vuelven a un estadio anterior del pensamiento y necesitan de certezas, verdades únicas, universales, verdades que castigan, estigmatizan o anulan a quienes caen al margen de ellas.

La regresión en el  pensar es paralela a la regresión al estado de reproche . Necesitan de certezas y no cuestionan los mandatos sociales. De modo que ante la amenaza de exclusión social se producen dos regresiones en el vínculo de pareja: estado de reproche y necesidad de certezas (Aguiar E. 2007).

Ante la incertidumbre y la amenaza, las familias y las parejas suponen que carecen de los recursos para enfrentar aquello que no conocen.

Todo vínculo es impredecible, no es anticipable. Esto de por sí produce angustia y perplejidad. Hay un permanente efecto de descoloque (Puget J. 2001). En las situaciones donde desde el Estado se permite y tolera la violencia social, la angustia y la perplejidad quedan sobredimensionadas en los vínculos.

El otro en su diferencia irrumpe en la vincularidad, por la diferencia y ajenidad que se genera en todo vínculo. Frente a las situaciones traumáticas el otro disrumpe en la vincularidad, produciendo caos y desorganización psíquica dado que los organizadores psíquicos están violados en estas situaciones.

El proyecto de vida , el proyecto vital  compartido de la pareja  amenaza quedar cercenado. El único proyecto seguro en la incertidumbre.  Marca un antes y un después.

A la pareja ante la desocupación o su amenaza se le pide un trabajo difícil de realizar: contener las ansiedades primitivas y no sucumbir ante la falta de proyectos:

La pareja tiene así un equilibrio precario . Pasan por momentos de renovada cohesión ente la adversidad y otros en los que se  puede ir instalando una apatía, resignación y restricción cercenantes y una restricción de sus relaciones sociales.

. Observo  situaciones patógenas que se generan en la pareja

El cónyuge del amenazado o desocupado  está atravesado en silencio por el sufrimiento. y lo naturaliza. Ante la inestabilidad que genera esa incertidumbre, hay falta de certezas y se tiende a conjurarla configurando vínculos amparador-amparado , quedando ambos fijados en ese rol por la necesidad de mantener en esa situación traumática una esperanza mesiánica. El amparado se somete pasivamente a su papel de impotente y el amparador se resigna abnegadamente a las supuestas necesidades y carencias de su amparado, las sobredimensiona y relega sus propios espacios a costa de expresar sus emociones en forma de síntomas corporales. Estos síntomas no son registrados, son padecidos egosintónicamente.

Aparece un  rol de esposas, madres y hermanas sobreprotectoras que “hacen por los otros” casi en forma automática y les “resuelven sus problemas”, impidiéndoles desarrollar sus propias potencialidades y postergándose ellas. La necesidad de creer en la existencia de un amparador y la culpa de ser la que “sí puede” cristalizan los roles amparador-amparado, potente-impotente.

 

5.Sobreocupación , Sobrecarga laboral

Se vive con la sensación de que la vida afectiva debe ser puesta entre paréntesis  para neutralizar todo pensamiento y toda demanda que no esté regida por la producción  laboral .  Compromete la subjetividad del trabajador y de sus vínculos,   se presenta una alteración e inversión de las lógicas familiares y laborales . Trabajadores que se viven como  héroes  y víctimas en su roles  de trabajador y de suplente de los espacios que él/ella no puede ocupar en la familia. Al trabajador se le pide una Incondicionalidad laboral ( compromiso)   como si se tratara de vínculos de sangre.

La sobrecarga pone en peligro las condiciones necesarias para el desarrollo fantasía , afectividad y vida de relación.

Adaptación  acrítica con un borramiento de los mecanismos  de defensa ante los mandatos laborales , produce y reproduce sometimientos en cadena.

 

6.Ante la violencia laboral

Las posibilidades de recuperarse como sujeto radican en la posibilidad de basarse en un pacto entre hermanos  habiendo desobedecido, descreído y matado al padre de la horda primitiva al pasar de la lógica del terror a la lógica de la solidaridad. El hombre nace a la cultura en un acto de desobediencia.

El testimoniar es una manera de comenzar a actuar. Ser testigo es un acto de responsabilidad.  Para testimoniar hace falta de otros que reciban el testimonio.  El pensamiento como acto se traduce en actos con otros (Puget J. 2004). J. Puget ubica la responsabilidad en una dimensión intersubjetiva,  construir lo común.  Responder junto con otros ante las situaciones de injusticia social.  Teniendo presente que la pasividad, la impotencia, el conformismo, la banalización, la confusión y el refugio en el individualismo son marcas que va dejando la violencia laboral.      Ante la banalización de la injusticia social en el trabajo es necesario un trabajo psíquico -Arbeit, (S. Freud) -sobre nosotros mismos, sobre   la experiencia del trabajar para descubrir esta insensibilización ante el  sufrimiento propio y  el ajeno, - para poder ir acrecentando el conocimiento sobre su funcionamiento social” en el trabajo  Este conocimiento opera como factor de elaboración.( Déjours C. 2000 )

Implica tomar conciencia de los mecanismos defensivos utilizados en nuestra manera de trabajar. Adquirir conciencia crítica.

 

7. Salud Laboral

El trabajador ha de realizar un  proceso de readecuación de la relación laboral con el trabajo. Es necesaria una  elaboración del sufrimiento laboral y sus consecuencias.    Se  necesita  de una reapropiación del  trabajo y de sus vínculos. Opción de elegir de espectadores y reproductores en actores transformadores.

La salud laboral es una construcción con otros, Tramitación organizada y social : Prácticas sociales &– estrategias colectivas de defensa &– estrategias colectivas de resistencia.   Esta construcción de podrá hacer a través de  prácticas sociales instituyentes. Acontecimientos. Micropolíticas.

  Para que el trabajo sea promotor de salud mental, ¿qué es necesario?, además  de las variables ligadas a la retribución económica y y a las condicionesy medio ambiente de trabajo creo  que es necesario que el trabajo requiera de un trabajo psíquico , y que pueda dar la posibilidad de transformar la realidad, , que apunte al crecimiento del sujeto . ( Plut S 2008).

Creo que as  sucesivas crisis de la sociedad  pueden transformarse en una condición positiva para el replanteo de la salud laboral en la sociedad actual. Creo que nosotros como psicoanalistas con nuestras herramientas  estamos en condiciones  de hacerlo. Los invito a pensar juntos.

 

Referencias

Aguiar E., “Efectos psicosociales de la desocupación”,  Rev. de la AAPPG, Nº 1 tomo XX, , Bs. As., 1997.

Aguiar E., "Ocupándonos de la desocupación", en Prevención en Salud Mental, comp. Elsa Wolfberg. Lugar Ed. Bs. As., 2002.

Aguiar E., “Quiebres vitales”, panel del Congreso de Familia y Pareja de la AAPPG, Bs. As., 2002.

Aguiar E. y otros, “De-construyendo la Desocupación”, Página 12, Bs. As., 2006.

Aguiar E., “Exclusión social y Género”, Foro de Psicoanálisis y Género, Panel APBA, Bs. As., 2007

Aguiar E, Vinitsky M. “ No puedo porque mi marido está sin trabajo” , Página 12 17-4-08 . Buenos Aires .

Agamben, G. “Lo que queda de Auschwitz”, Homo Sacer III, Ed. Pretextos, Valencia, 2000.

Amati Sas S. “L´interpretation dans le trans subjective. Reflexions sur l´ambiguité et les espaces psychiques”, Rev de Psychotherapies, 2005.

Arendt H. “La condición humana”  Ed. Paidós. Bs As 1993

Bourdieu, P. La reproducción. Madrid. Ed. Laia. 1971

Déjours, C. “El sufrimiento en Francia. La banalización de la injusticia social”, Ed. Topia, Buenos Aires, 2006.

Déjours C. “Travail, usure mentale” Bayard Ed. París . 2000

Freud, S. “El malestar en la cultura”, Ed. Biblioteca Nueva, Tomo 3, Madrid, 1968.

Freud, S. “Psicología de las Masas y análisis del Yo”, 1921, Amorrortu Editores, Buenos Aires, 1998.

García Reinoso, G. “Algunas consecuencias psíquicas de las transformaciones sociales”. Presentado en el Congreso Metropolitano de Psicología, Buenos Aires, 1992, Publicado en Diarios Clínicos, n° 7, 1994 y en Zona Erógena, 1992.

Pult S.  Estrategias de inclusión social, Panel del XI Congreso Metropolitano de Psicología , Bs As 7 . 08

Puget J. “Sentimiento de responsabilidad: un hacer lo común”.  Depto de pareja de la AAPPG.  Conferencia anual. 2004.

Ventrici, G., Zadunaisky, A. Preguntas sobre la conferencia de “El malestar en el mundo contemporáneo” de Kaes, AAPPG, Buenos Aires, 12-04-2007

Viñar, M. y M. “Fracturas de memoria. Crónicas para una memoria por venir”.  Ed. Trilce, 1993.  Disponible en Internet.