SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.25 issue2Familias separadas y apego author indexsubject indexarticles search
Home Pagealphabetic serial listing  

Revista de psicología - Escuela de Psicología, Universidad Central de Venezuela

Print version ISSN 1316-0923

Rev. psicol. - Esc. Psicol. Univ. Cent. Venez. vol.25 no.2 Caracas Dec. 2006

 

EDITORIAL

 

Con la edición de este número la revista Psicología, cuyos inicios se remontan al año 1974, alcanza un total de XXV volúmenes publicados. Este hecho, que no obvia el dejar de reconocer los períodos de silencio en algunas ocasiones, es significativo si se considera que, en muchos casos, tanto en el contexto universitario como en el ámbito nacional, la vida de las publicaciones periódicas suele ser corta. Detrás de esa perdurabilidad hay una historia más amplia: la de la Escuela de Psicología, que, en noviembre de este año, conmemoró su 50 aniversario.

Puede afirmarse que la historia comenzó en 1950 con la creación del Instituto de Psicología y Psicotecnia, actual Instituto de Psicología, y continuó en 1956, cuando fue fundada la Sección de Psicología, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Central de Venezuela, uno de cuyos propósitos era el de ampliar la cobertura de los estudios humanísticos en el país. La Sección de Psicología, dirigida por el profesor Belarmino Lares, instauró, entonces, la formación profesional de psicólogos en Venezuela, con un ingreso de 67 cursantes y un egreso posterior de 27.

En 1958, la Sección de Psicología fue transformada en Escuela de Psicología, bajo la dirección de Guillermo Pérez Enciso, ilustre docente quien hizo aportes fundamentales a los tres primeros pensa en los que se sustentó la formación de psicólogos. En esos momentos iniciales destacaron como docentes Moisés Feldman, Edmundo Vallecalle, Gabriel Barrera Moncada, Lesbia Berbín, Alberto Mateo Alonso, Jesús Mata de Gregorio, José Miguel Salazar y Josefina Fierro de Ascanio.

Durante sus cincuenta años, la Escuela de Psicología no sólo ha sido puntual en la formación de profesionales en la disciplina, sino también en el desarrollo de investigaciones básicas, teóricas y aplicadas así como en el ejercicio de la extensión universitaria, mediante múltiples programas que la han vinculado – y la vinculan- con la realidad nacional, programas provenientes, en ocasiones, de las mismas necesidades docentes.

Atenta a los acaeceres políticos-sociales, en el país y el mundo, en 1969, la Escuela de Psicología inició un proceso de renovación en lo académico, lo administrativo, lo ideológico y lo estructural, una de cuyas consecuencias fue un nuevo pensum, aprobado por el Consejo Universitario en 1970. A partir de este cambio se adoptó el sistema de semestre y créditos, con las correspondientes prelaciones de asignaturas; incorporación de materias electivas; evaluación por unidades; presentación de un Trabajo de Licenciatura y, lo más importante, establecimiento de un Ciclo Básico y un Ciclo Profesional, constituido este último por opciones: Clínica, Escolar, Orientación, Social, Industrial y Sin Mención, las que, aunadas a los departamentos Sustantivo y Metodológico, conforman la estructura fundamental de la Escuela.

Aunque desde ese momento, este pensum ha sido la columna vertebral en la formación del psicólogo, el mismo ha sido objeto de modificaciones, algunas de ellas muy significativas, como por ejemplo, el cambio del Departamento de Orientación a Departamento de Asesoramiento Psicológico, y de la Opción sin Mención a Opción de Psicología Clínica Dinámica.

Asimismo, es obvia la participación en el surgimiento de instancias gremiales, de asociaciones vinculadas con diversos aspectos del quehacer de los psicólogos y de apoyo y servicios a la comunidad. Sería largo continuar señalando aspectos de la Escuela de Psicología, razón por la que nos permitimos desear que ese pasado de 50 años se enriquezca con la presencia de una institución acorde con los cambios académicos, administrativos, tecnológicos, y de otros órdenes, exigidos por la sociedad actual.

Este número de Psicología incluye, en traducción de Alfonso Orantes, el artículo The cognitive revolution: a historical perspective, de George A. Miller, donde el autor describe el surgimiento de la psicología cognitiva, refiriendo a los factores y a las disciplinas que influyeron en este acontecimiento. Por su parte, Alfonso Orantes destaca las limitaciones de la Psicología de la Instrucción para abordar la enseñanza de los niños con dificultades de aprendizaje, sugiriendo la necesidad de incorporar, en estos casos, aspectos relacionados con el entorno social, los valores y las creencias; Rosa di Doménico, analiza las dificultades para establecer relaciones de apego por parte de niños pertenecientes a familias con padres separados, mientras que Milagros Alvarado, Reina Bueno y Francis Kryvoy, comparan el nivel de psicopatía y el funcionamiento cognitivo y de la personalidad en sujetos con diversos tiempos de reclusión.

Maritza de Jesús y María Gabriela Ordaz, estudian el significado del trabajo, estableciendo comparaciones entre jóvenes empleados y desempleados; y Yorelis Acosta explicita los efectos que ha tenido el petróleo en la estructura del país y en los individuos, en búsqueda de una definición del ser venezolano, desde una perspectiva histórica.

 

 

Comité Editorial