SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.26 número2Diseño, construcción y validación de una escala de postergación activa y pasiva en el ámbito laboralLa protesta política en Venezuela (2001-2007) índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Revista de psicología - Escuela de Psicología, Universidad Central de Venezuela

versão impressa ISSN 1316-0923

Rev. psicol. - Esc. Psicol. Univ. Cent. Venez. v.26 n.2 Caracas dez. 2007

 

ARTÍCULOS

 

Introspección: pasado y presente

 

 

Carolina Mora

Escuela de Psicología, Universidad Central de Venezuela - U.C.V.

Dirección para correspondencia

 

 


RESUMEN

La presente investigación desarrolla lo relativo al pasado de la introspección, desde la visión experimental desarrollada por Wundt y la Fenomenológica, planteada por Brentano y los representantes de la escuela de Wurzburgo. Posteriormente se plantean las principales críticas hechas al método introspectivo. Por último, se describe la forma en que ha resurgido la introspección a través de los análisis de protocolo en la Psicología Cognoscitiva contemporánea.

Palabras claves: Introspección, Métodos introspectivos, Psicología cognoscitiva.


ABSTRACT

This research goes on the past of introspection, since the experimental view, developed by Wundt, Phenomenology as Brentano stated it and Wurzburg school. Then critics on this method are presented. Finally there will be a description of the renewal of introspection through contemporary cognitive psychology’s protocol analysis.

Keywords: Introspection, Introspective methods, Cognitive psychology.


 

 

El vocablo introspección proviene del latín “introspicere”, que significa “inspeccionar dentro”. En términos generales y según la etimología, la introspección es la observación que el individuo hace de su propio mundo interior, de sus cogniciones, emociones, motivaciones y conductas (Bruno, 1997; DRAE, 2004).

De acuerdo a Rosenthal (1999), la introspección es el proceso a través del cual adquirimos un tipo de conciencia “focalizada o atenta” sobre nuestros procesos y contenidos mentales, que difiere de la conciencia casual, fugaz y difusa que se tiene a diario sobre ellos.

La introspección fue el primer método empleado por la Psicología, cuando en el siglo XIX se separó de la filosofía para convertirse en ciencia. Desde entonces ha transitado un largo camino, a través del cual se ha modificado y casi extinguido, para finalmente, resurgir con fuerza como uno de los métodos preferidos por la Psicología Cognitiva.

Si bien todos los enfoque introspectivos tienen en común el intento por aproximarse a los procesos cognitivos a partir del reporte verbal hecho por los propios sujetos, también es cierto que entre estos enfoques existen diferencias sustanciales en lo que se refiere a la aproximación conceptual desde la que parten (Kleining, Burkart y Mayer, 2005):

 

 

1. La introspección experimental: su objetivo fundamental era que la introspección fuera un método científico que permitiera la aproximación a los procesos cognitivos con un alto nivel de objetividad, de forma que le concedió gran importancia a la adecuada manipulación de los estímulos presentados y al registro apropiado de las respuestas obtenidas. Una tarea típica era medir el tiempo que tardaba un sujeto en detectar pequeños cambios estimulativos. Sus principales representantes fueron Wundt y Titchener.

2. La Introspección sistemática o fenomenológica: dejando de lado la excesiva preocupación por lo experimental, su objetivo principal era acceder a los procesos cognoscitivos complejos como el pensamiento. Una tarea típica era pedirle a un sujeto que resolviera un problema que se le había planteado para luego solicitarle que describiera los procesos de introspección sistemática fue propuesta por Brentano y fue practicada ampliamente por la Escuela de Wurzburgo.

3. La introspección contemporánea: intentaba superar las múltiples críticas que se hicieron a la introspección antigua; adquirió la forma de reportes verbales que se realizaban mientras el individuo llevaba a cabo procesos cognitivos que no eran de naturaleza automática y que por lo tanto fueran susceptibles de acceder a la conciencia, como por ejemplo: la solución de problemas, la toma de decisiones, el hacer inferencias y predicciones, etc. Si bien no tienen un representante oficial, quienes más han promovido su uso dentro de la psicología cognitiva han sido Ericsson y Simon (1980)

 

Wundt y los Inicios de la Introspección Experimental

Pocas personas han leído las obras originales de Wundt, debido entre otras cosas a que sólo fragmentos de ellas se encuentran en idiomas diferentes del alemán (Ardila, 2003); quizás esta sea la causa por la que a pesar de ser Wundt el padre de la psicología, haya sido tan poco conocido y comprendido tanto por sus contemporáneos como por los psicólogos actuales. Uno de los grandes malentendidos existentes con relación a Wundt, hace referencia a que en su intento por hacer de la psicología una ciencia, sustituyó la dependencia que ésta tenía con respecto a la filosofía por una nueva subordinación a la fisiología. Es cierto que Wundt debió luchar contra la fuerte tradición idealista kantiana que prevalecía en su época, que consideraba que la psicología no podía ser una ciencia, ya que la mente como objeto de estudio no cumplía con dos de los presupuestos de las ciencia naturales: a) que el objeto de estudio perteneciera a una realidad empírica separada con respecto al sujeto investigador, y b) el no “contaminar” la comprensión de los fenómenos con la subjetividad del observador (Ardila, 2003; Velazco, 2000).

Sin embargo, es falso que la psicología se subordinara a la fisiología, en cuanto a que buscara en ella explicaciones para los diversos procesos cognoscitivos “...la palabra ‘fisiológico’ quería decir que se utilizaba el mismo enfoque metodológico que se usaba en los laboratorios de fisiología, no se refería específicamente a las bases fisiológicas del comportamiento, como erróneamente se ha pretendido hacer creer” (Ardila, 2003, p. 33). Es por esto que cuando se publicaron los estudios de los psicofísicos: Weber y Fechner, se abrió, para Wundt, la posibilidad metodológica de llevar a cabo un estudio científico de la mente (Adams, 2005).

Otro de los malentendidos que existen con respecto a Wundt surge en el área de la introspección: Wundt utilizó dos palabras del idioma alemán: “Experimentelle Selbstbeobachtung” (introspección experimental) e “Innere Wahrnehmung” (auto-observación) para referirse a dos tipos distintos de “introspección”, pero cuando se hizo la traducción al idioma inglés se uso el término “introspección” para cubrir ambos conceptos indiscriminadamente (Danziger, 1980)

El término “Innere Wahrnehmung” o autoobservacion, hacía referencia a la introspección tal como la practicaban los filósofos, era una “introspección de sillón” (Leahey, 1988), por lo que de acuerdo a Wundt no cumplía los estándares de la observación científica puesto que no se controlan ni los estímulos que producen el evento mental, ni los intervalos que existen entre la observación del evento, su recuerdo y su reporte (Fuch y Milar, 2003). Por su parte, la “Experimentelle Selbstbeobachtung”, era un tipo de introspección experimental, en la que se controlaban diversas variables experimentales. Este tipo de introspección se basaba en la idea de Wundt con respecto a que en una psicología científica era necesario manipular las condiciones de la percepción interna de modo que se pareciera lo más posible a las condiciones de la percepción externa (Danziger, 1980).

 

 

Desafortunadamente cuando estos 2 términos alemanes fueron traducidos al inglés de forma indistinta, utilizando la palabra: “introspección”, se dio lugar a situaciones extrañas, ya que al leer la obra de Wundt traducida al inglés, en algunos pasajes pareciera que él condenara a la introspección, mientras que en otros da a entender que la recomienda como el método fundamental de la psicología (Leahey, 1998). Indudablemente, esta situación se aclararía si se pudiera leer el original en alemán, ya que en el primer caso, Wundt se refiere a la Innere Wahrnehmung, mientras que en el segundo hace alusión a la Experimentelle Selbstbeobachtung.

Debido a que Wundt pensaba que la observación científica exigía la independencia entre el sujeto y el objeto de la introspección, ideó algunas reglas para llevar a cabo la práctica introspectiva de forma correcta:

1. El observador introspectivo debía poder decidir en qué momento comenzaba a observar el proceso mental bajo investigación, de forma que se le instruía para no dar inicio a la introspección hasta que todas las condiciones fueran satisfactorias: por ejemplo no debía trabajar si se sentía nervioso, irritado o cansado, si tenía frío o dolor de cabeza o si el mobiliario no se ajustaba a su característica (v.g una silla demasiado alta o dura, una mesa demasiado baja o alta, etc.) (Titchener, 1898, c.p Adams, 2005).

2. Se instaba al observador para que fuera imparcial, para que no se formara una idea preconcebida de lo que iba a encontrar en el experimento; se le pedía simplemente que tomara conciencia y reportara (Titchener, 1898, c.p Adams, 2005).

3. Para Wundt un rasgo esencial del método experimental era la repetición, por lo tanto intentaba que la introspección se pudiera repetir cuantas veces fuese necesario para aproximar su confiabilidad a la de la percepción; para ello se basaba en el argumento de que estímulos externos idénticos producen experiencias subjetivas muy similares, por lo tanto se pueden iniciar tales experiencias a voluntad y repetirlas tanto como se desee (Danziger, 1980).

4. Las condiciones del experimento deben ser tales que sea posible la variación en la intensidad y la calidad del estímulo para poder identificar los cambios en la conciencia como una función de los cambios en las condiciones del experimento (Fuch y Milar, 2003).

5. Se debe reducir el intervalo de tiempo entre la percepción original y su reporte, hasta el punto en que las distorsiones de la memoria puedan ser considerablemente reducidas e incluso volverse insignificantes (Danziger, 1980).

A partir de lo anterior puede deducirse que la introspección tal como la practicaba Wundt era un proceso rígidamente controlado, que no se limitaba a los auto-reportes, sino que comprendía medidas objetivas, como:

a) La medición de los tiempos de reacción, donde se instruía al observador para que comparara dos estímulos en áreas tales como el brillo, el color, el contraste, el tamaño visual, etc. y reaccionara lo más rápidamente posible presionando una llave cuando detectara el más pequeño cambio sensorial en los estímulos presentados (Adams, 2005).

b) La medición de la distracción (evaluada en función del número de errores) cuando se pedía a los observadores que realizaran una tarea de tipo atencional (identificar una letra dentro de una matriz de letras) y después se insertaban estímulos distractores de diverso grado de complejidad (letras parecidas) (Watson, 1978).

c) La medición del ritmo cardíaco, la respiración y la tensión muscular que producían las sensaciones estudiadas (Watson, 1978).

d) El 10% de los experimentos de Leipzig estaban relacionados con el sentimiento. A los observadores se les presentaban el sonido de metrónomos y se les pedía que reportaran qué patrones rítmicos les resultaban más placenteros que otros. Las mediciones de la tasa del pulso, la respiración y la tensión muscular se usaron de forma paralela a los reportes verbales suministrados por el sujeto en cuanto a la cualidad del sentimiento (Watson, 1978).

Wundt argumentó que la introspección experimental podía revelar la existencia de procesos mentales como la apercepción (hoy en día se llamaría atención selectiva), la volición (deseo) y la emoción pero creía que los procesos mentales más complejos no podían ser estudiados usando el método experimental. El único método adecuado para el estudio de estos procesos cognitivos complejos era la observación natural y el análisis histórico (Fuch y Milar, 2003).

 

Titchener

Muchas de las ideas de Wundt fueron adoptadas por Titchener, su discípulo, para quien el objetivo de la introspección residía en la descripción analítica de lo que se está dando en la conciencia: sus “contenidos”; se trataría de describir lo que se está estudiando como si nunca se lo hubiera visto o nunca se hubiera podido aprender nada acerca de ello. El creía que de esta forma, la introspección produciría una reducción de la experiencia compleja a elementos.

Gracias a un largo adiestramiento, el sujeto introspector aprendía a distinguir aquello que efectivamente experimenta (y que es lo único que cuenta) de aquello que -sabe- con respecto al objeto de la propia experiencia; por ejemplo, frente al objeto-estímulo “libro”, él no dice “veo un libro”, como haría el observador profano, sino que menciona una serie de sensaciones simples “experimento un color rojo, una luminosidad de mediana intensidad, un pequeño espesor, etc.” (Royo, 2005).

 

La Introspección Fenomenológica de Brentano

Brentano discrepaba de la opinión de Wundt acerca de que la psicología debía estudiar el contenido de la experiencia consciente, pensaba que en lugar de eso debía ocuparse de la actividad mental (o el acto) más que del contenido, por eso la psicología que él proponía fue llamada "la Psicología del Acto". Para Brentano lo mental es el sentir más que lo sentido; la percepción más que lo percibido. Los actos mentales que él deseaba estudiar incluían el recuerdo, la percepción y el pensamiento.

Brentano consideraba que el método introspectivo tal como lo practicaba Wundt era forzado y altamente artificial, lo que a su juicio enmascaraba el problema principal, por lo que favoreció una observación menos rígida y más directa de la experiencia psíquica (Brennan, 1999)

A diferencia de Wundt, el grupo de Wurzburgo (que resultaron ser seguidores de muchas de las ideas de Brentano) no aceptaban la posición elementalista, reduccionista y asociacionista de la Escuela de Leipzig (Watson, 1978), tampoco concordaban con Wundt en que el pensamiento no podía ser estudiado mediante la introspección, por lo que se dedicaron a estudiar el pensamiento dividiéndolo en cuatro fases: (1) la preparatoria, (2) la de presentación del estímulo, (3) la de búsqueda de una reacción apropiada, y (4) la de la contestación requerida. En un experimento típico se le presentaba al sujeto una situación de juicio (v.g. ¿cuál de dos pesas es más pesada?) y luego se le pedía una información completa acerca de los procesos acaecidos en cada una de estas fases (Watson, 1978).

La Psicología del Acto de Brentano y la Escuela de Wurzburgo con sus experimentos sobre los procesos del pensamiento, aportaron importantes ideas retomadas y reelaboradas por los representantes principales de la Gestalt.

 

Comparación entre la Introspección Clásica y la Introspección Fenomenológica

Algunos de los criterios que de acuerdo a Danziger (1980) permiten diferenciar la introspección experimental, tal como la practicaba Wundt, de la introspección fenomenológica, son:

1. Los introspeccionistas fenomenológicos eran más permisivos que Wundt con respecto a la retrospección; admitieron sistemáticamente los métodos retrospectivos porque creían que la introspección podía interferir con el curso natural de los procesos mentales (Danziger, 1980).

2. Wundt se preocupaba por emplear fundamentalmente datos objetivos como el tiempo de reacción, el número de errores cometidos al recordar, la medida de los índices fisiológicos, etc. En tanto que los introspeccionistas fenomenológicos mostraban interés por datos de naturaleza subjetiva. “… los sujetos...también describían complejos procesos de decisión que claramente involucraban los efectos de la expectativa y de la sugestión, tanto como las diferencias individuales” (Danziger, 1980, p.251).

3. Mientras que en los experimentos Wundtianos, el experimentador desempeñaba un papel modesto (presentando los estímulos de forma oportuna y registrando las respuestas de manera adecuada, sin que el experimentador interviniera durante el curso del experimento). En la introspección fenomenológica, el rol del experimentador era muy destacado, ya que durante el experimento realizaba preguntas de forma activa en un intento por ayudar al sujeto a proporcionar información sobre lo que pasaba en su mente mientras resolvía un problema (Danziger, 1980).

4. A diferencia del tipo de tareas simples que solían usar estructuralistas como Wundt y Titchener, las tareas empleadas por la tradición de la Escuela de Wurzburgo eran complejas, y planteaban actividades como pedirle a los sujetos que dijeran si estaban en acuerdo o en desacuerdo con las tesis metafísicas o los aforismos de Nietzche, para luego describir los procesos de pensamiento que les habían llevado a la respuesta (Leahey, 1998).

 

La Crisis de la Introspección

Algunos siguiendo a Comte rechazaron la introspección afirmando que la mente no puede ser al mismo tiempo, el agente y el objeto de la introspección. Estas preocupaciones llevaron a James (1890, c.p. Rosenthal, 1999) y a otros a proponer como alternativa el método de la retrospección inmediata, pensando que si se trabajaba con intervalos de tiempo lo suficientemente cortos como para reducir el olvido se perdería muy poca información que fuera de valor.

Una segunda crítica es que la introspección puede modificar drásticamente la experiencia. El ejemplo clásico es una introspección de la ira; si se presta atención al estado, éste rápidamente tiende a desintegrarse y puede llegar a desaparecer por completo. Wundt pretendió contrarrestar esta situación postulando que a través del entrenamiento se lograría que el sujeto se independizara de la cosa observada (Vermersch, 1999).

Una tercera dificultad radicaba en que los psicólogos que utilizaban el método introspectivo no obtenían resultados similares. Titchener creía que esa falta de acuerdo entre los resultados se superaría cuando todos los investigadores que usaban la introspección como método hubiesen aprendido a desarrollar su trabajo con la misma exactitud y cuidado con que él y sus discípulos lo hacían. Sin embargo, el acuerdo nunca llegó (Boring, 1983).

El cuarto argumento hacía referencia a que existían datos que pertenecían a los procesos cognitivos pero que gracias a la práctica se hacían cada vez más automáticos y -por tanto- inconscientes a lo largo de la vida de un individuo, de forma que no eran accesibles a la introspección (Requena, 2003)

Un quinto problema en lo que se refiere a la introspección es que un requisito del método científico es la replicabilidad del fenómeno, a fin de comprobar si reproduciendo las circunstancias en las que ocurrió el fenómeno se obtienen resultados similares. Esto no es posible en las observaciones introspectivas (De Vega, 1984).

Por último, los informes introspectivos no son un registro objetivo e imparcial que hace el sujeto sobre sus procesos mentales, en algunos casos pudieran ser las interpretaciones e inferencias que hace el individuo basándose en sus creencias, prejuicios, expectativas, etc. sobre sus procesos mentales (De Vega, 1984).

De acuerdo a Adams (2005), las críticas anteriores no son suficientes para invalidar a la introspección como método. Desde su punto de vista existen problemas más serios que pueden poner en evidencia las limitaciones del método introspectivo:

1) Para la ciencia, los objetos de estudio deben ser externos al observador. Los científicos no se auto-estudian, sino que estudian objetos que son distintos a ellos. El paradigma introspectivo hace tambalear este principio.

2) La ciencia asume que la percepción es exacta y verdadera, pero no se tiene este mismo nivel de confianza con respecto a la introspección ya que ésta es susceptible a las preferencia subjetivas.

3) El empleo de la introspección en el esfuerzo por estudiar fenómenos privados de la conciencia parece violar el principio de publicidad que exige a la comunidad científica que las descripciones y las explicaciones sobre un objeto de estudio deben estar disponibles para la inspección pública. En el caso de la introspección sólo quien la está usando tiene acceso a los pensamientos.

4) Para la ciencia es importante la ley de causalidad: Los objetos físicos reaccionan ante la aplicación de energía, pero ellos no son intrínsecamente causales. Cuando se dice que los pensamientos son la causa de la conducta, estamos infringiendo este principio, puesto que los pensamientos serían al mismo tiempo objeto de estudio (a partir del uso de la introspección) pero simultáneamente serían la causa de la conducta.

 

El Resurgimiento de la Introspección

Con el avance de la psicología cognoscitiva y el resurgimiento de los estudios sobre la conciencia, la idea de una metodología introspectiva pareció merecer una segunda mirada (Neisser, 1976).

La introspección ha resurgido mediante el uso de los protocolos verbales. Un protocolo es una descripción, ordenada cronológicamente, de las actividades que un sujeto desarrolla mientras ejecuta una tarea como realizar un juicio, tomar una decisión o resolver un problema (Ericsson y Simon, 1993). Los Protocolos verbales pueden servir de base para la caracterización de los pensamientos de un individuo, como dato para un análisis de contenido cognitivo, o para el desarrollo de un programa de ordenador.

Las técnicas de elicitación de protocolos verbales varían notablemente, entre las más conocidas tenemos: los protocolos de pensar en voz alta, el recuerdo estimulado, las entrevistas sobre problemas-tipo y la técnica Delphi.

Los Protocolos de pensar en voz alta

Este procedimiento consiste en recolectar información acerca de los procesos mentales de un sujeto, al pedirle que diga en voz alta lo que va pensando mientras realiza una tarea. Entre las ventajas que tiene esta estrategia, se encuentran: a) que se ve poco afectada por la distorsión que genera la distancia temporal entre las actividades cognitivas realizadas y el reporte de las mismas, y b) que al ser casi simultáneo el reporte se facilita la obtención de información muy específica sobre el proceso cognitivo investigado. Sin embargo, entre las críticas más fuertes que el procedimiento ha recibido están a) que el propio procedimiento puede interferir los procesos cognitivos que se pretenden evaluar y b) que el sujeto podría proporcionar menos información de la que posee ya que al trabajar en condiciones de demanda excesiva (atender a la tarea y dar su informe simultáneamente), puede tender a interrumpir sus verbalizaciones o a empobrecer su información (Gilar, 2003; Pozo y Monereo, 2005).

Algunos autores (Karahasanovié y cols., 2003) consideran que existen distintos enfoques del protocolo de pensar en voz alta, de acuerdo al procedimiento de verbalización utilizado.

 

 

De acuerdo a (Karahasanovié y cols., 2003) para ser exitosos los protocolos de pensar en voz alta deben hacer frente a una serie de retos.

 

 

El recuerdo estimulado

En esta técnica se recurre al uso de grabaciones de video o de audio mientras el sujeto realiza una tarea. Posteriormente, estas grabaciones son utilizadas como un estímulo para facilitar la recuperación de la información.

Esta técnica es una alternativa a los métodos de pensamiento en voz alta, ya que de esta manera se evita que el sujeto tenga que generar o registrar el protocolo verbal de forma simultánea a la realización de la tarea. Sin embargo, a fin de aumentar su validez se sugiere que las preguntas se realicen inmediatamente después de la grabación (Gilar, 2003; Pozo y Monereo, 2005).

Las entrevistas sobre problemas-tipo

Este método consiste en proporcionarle a un sujeto un conjunto de tarjetas que presentan ejemplos correctos, incorrectos o ambiguos sobre la aplicación de un principio general y pedirle que escoja aquellas tarjetas que él piensa que ejemplifican correctamente el principio. Posteriormente, se entrevista al sujeto para discutir con él en profundidad las razones por las que escogió esas tarjetas. A partir de este procedimiento se busca comprender cómo razona una persona cuando se aproxima por primera vez a asuntos conceptualmente difíciles (Dobson, 2005).

La "Técnica Delphi"

Para llevarla a cabo, se envía a expertos en Psicología Cognitiva las filmaciones que se hicieron de los sujetos mientras realizaban una tarea, y se les pide que identifiquen en esa grabación los procesos cognitivos y los contenidos de interés que estuvieron presentes durante la realización de la tarea. De este modo se puede llegar a un consenso sin necesidad de abrir un proceso de discusión y debate, puesto que las personas consultadas no tienen un contacto directo entre ellas (García, 1993, Gilar, 2003).

Cuando se creía que la introspección había desaparecido, resurgió con fuerza a través del análisis de protocolo para convertirse en uno de los métodos preferidos de la Psicología Cognitiva contemporánea. En la actualidad, tanto los defensores como los detractores de esta técnica parecen estar conscientes de los retos que aún deben enfrentarse y solucionarse para hacer de la introspección un método más objetivo.

 

Referencias

Adams, W. (2005). Introspectionism Reconsidered. Recuperado el 01de octubre de 2005 de la World Wide Web: http://members.bainbridge.net/~bill.adams/introspection.htm.

Ardila, R. (2003). La Necesidad de Unificar la Psicología: el Paradigma de la Síntesis Experimental del Comportamiento. Revista Colombiana de Psicología, 12, 28-37.

Boring, E. (1983). Historia de la Psicología Experimental. (3ra Reimpresión). DF, México: Trillas.

Brennan, J. (1999). Historia y Sistemas de la Psicología. (5ta. Edición). DF, México: Prentice Hall.

Bruno, F. (1997). Diccionario de Términos Psicológicos Fundamentales. Barcelona, España: Paidós.

Danziger, K. (1980). The history of introspection reconsidered. Journal of the History of the Behavioral Sciences, 16, 241-262.

De Vega, M. (1984). Introducción a la Psicología Cognitiva. Madrid, España: Alianza.

Dobson, M. (2005). An Enhanced Card-sorting Technique for Qualitative Needs. Recuperado el 01 de octubre de 2005 de la World Wide Web: Assessment. www.acs.ucalgary.ca/~pals/qual-meth99.html.

DRAE: Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua (2004). Vigésima primera edición. Madrid, España: Real Academia Española.

Ericsson, K. & Simon, H. (1980). Verbal Reports as Data. Psychological Review, 87, 215-251.

Ericsson, K. & Simon, H. (1993). Protocol analysis: Verbal Reports as Data. Massachusetts, USA: MIT Press

Fuch, A. y Milar, K. (2003). Psychology as a Science. En D. Freedheim e I. Weiner. Handbook of Psychology: History of Psychology (Vol. 1, pp. 1-26). New Jersey, USA: John Wiley & Sons.

García, R. (1993). Técnicas cualitativas de investigación. En Documentación social, Revista de estudios sociales y de sociología aplicada (92). Madrid, España: Cáritas Española.

Gilar, R. (2003). Adquisición de habilidades cognitivas. Factores en el desarrollo inicial de la competencia experta. Tesis de doctorado. Universidad de Alicante. España.

Karahasanovié, A., Anda, B., Arisholm, E., Hove, S., Jorgensen, M. y Sjoberg, D. (2003). Think- Aloud Support Tool for Collecting Feedback in Large-Scale Software Engineering Experiments. Recuperado el 01 de octubre de 2005 de la World Wide Web: http://www.simula.no/departments/engineeringpublications/Karahasanovic.2003.3

Kleining, G., Burkart, T. y Mayer, P. (2005). Roles of Researchers in Introspective Psychology. Recuperado el 30 de septiembre de 2005 de la World Wide Web http://www.unituebingen.de/qualitative-psychologie/t-ws01/KleiningCO_en.htm.

Leahey, T. (1998). Historia de la Psicología. Principales Corrientes en el Pensamiento Psicológico. (4ta edición). Madrid, España: Prentice Hall.

Neisser, U. (1976). Psicología Cognoscitiva. DF, México: Trillas.

Pozo, J. y Monereo, C. (2005). El Aprendizaje Estratégico. Madrid, España: Aula XXI.

Requena, M. (2003). El Análisis de Protocolo. Bases, Descripción y un Caso de Aplicación. Anales de la Universidad Metropolitana, 3 (1), 175-190.

Rosenthal, D. (1999). Introspection. En The MIT Encyclopedia of the Cognitive Science (pp.419- 421). Massachusetts, USA: The MIT Press.

Royo, S. (2005). Las distintas Concepciones de la Psicología como Ciencia Recuperado el 12 de octubre de 2005 de la World Wide Web: http://www.ideasapiens.com/psicologia/sociohistorica/psico.%20concepciones_%20mo_ciencia.htm.

Velazco, A (2000). Aspectos Metodológicos en la Explicación y Comprensión en las Ciencias Sociales. Theorethikos, 3 (2). Recuperado el 30 de septiembre de 2005 de la World Wide Web: http://www.ufg.edu.sv/ufg/theorethikos/abril20/cientifico03.html.

Vermersch, P. (1999). Introspection as Practice. Journal of Consciousness Studies, 6 (2-3), 17- 42.

Watson, R. (1978). The Great Psychologists. (4th edition). New York, USA: J.B. Lippincott Co.

 

 

Dirección para correspondencia
Carolina Mora
E-mail: moracarolina@hotmail.com